domingo 28 de marzo de 2010 - 10:00 AM

¡Ecuanimidad!

Los latinos en particular nos dejamos llevar fácilmente por las emociones. Los colombianos somos particularmente emotivos cuando de asuntos políticos se trata. No sabemos componer nuestros conflictos y diferencias sin recurrir a la violencia tanto verbal como real. Quienes tenemos acceso a los medios de comunicación y particularmente los columnistas debemos ser ejemplos de ecuanimidad. No debemos criticar sin discernir, juzgar sin evaluar, opinar sin ponderar.

Quien se deja llevar por las emociones termina perdiendo la razonabilidad y la ecuanimidad. Es incapaz de escuchar al otro y analizar sus puntos de vista, sin sulfurarse; víctima de prejuicios y preconceptos se torna incapaz de ponderar y ver las dos caras de la medalla; emocionalmente obnubilado no admite razones ni datos que contradicen o matizan sus posiciones; lleva al plano personal las controversias ideológicas.

La ecuanimidad es sobre todo necesaria en el debate político que se avecina para no dejarnos llevar por la furia uribista o antiuribista. No se trata de no exponer abiertamente nuestras posiciones y puntos de vista sino de escuchar, analizar y debatir argumentativamente aquellas de nuestros adversarios.
Me parece que por lo general los orientadores de la opinión pública hemos fallado en los meses anteriores por carencia de ecuanimidad. He aquí algunos ejemplos.

Quienes opinamos que al país no le conviene la reelección de nuestro Presidente tenemos nuestras razones (caudillismo, peligro para las instituciones y la democracia…); pero debemos aceptar que si bien se le deben hacer correcciones no podemos dar un paso atrás ni aceptar diálogos con grupos armados fuera de la ley, sino combatirlos hasta que admitan dejar la vía armada y se sometan a la autoridad legítima.
Quienes criticamos algunas posiciones de las Cortes debemos aceptar que están buscando sanear la política de la ilegalidad; si bien el Presidente tiene razones constitucionales para que le acepten la terna para la fiscalía, también los magistrados tienen razones de conveniencia para pedir que se incluya en ella candidatos conocedores de los asuntos penales.

Quienes aceptamos, para ser más eficaces en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico sin caer en una carrera armamentista, aunque regañadientes, la presencia de fuerzas militares extranjeras, debemos aceptar la renuencia de nuestros vecinos y en particular del coronel venezolano, dada toda una historia de las intervenciones norteamericanas los asuntos internos de nuestros países.

Quienes rechazamos, por injustas y desobligantes, las posiciones de Hugo Chávez contra Colombia, no por eso debemos achacarle sin más la culpa de lo actos violentos contra compatriotas en la zona fronteriza o recibir como héroes a mineros ilegales que saquean las riquezas de nuestros vecinos atentando contra el medio ambiente, (continuará).

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad