jueves 26 de octubre de 2023 - 12:00 AM

Rodrigo Javier Parada

Debates y arrebatos

El pasado lunes se presentó un enfrentamiento entre varios de los candidatos a la alcaldía de Bucaramanga y los presentadores del CANAL TRO, el canal público de televisión regional para el oriente colombiano. Todos los asistentes manifestaron su inconformismo por la inasistencia de Jaime Andrés Beltrán, quien se excusó a través de un video que fue transmitido al iniciar al programa. Pero la molestia llegó a su máximo nivel cuando advirtieron que durante los cortes comerciales la publicidad de Jaime Andrés era constante. Al final, creo que el debate lo perdieron los candidatos asistentes al programa y el CANAL TRO.

Que Jaime Andrés no hubiera asistido al debate era de esperarse; en los últimos encuentros, se convirtió en el blanco de los ataques de sus compañeros. Casi que todas las intervenciones terminaban, de alguna u otra forma, con señalamientos acerca de múltiples aspectos, salvo los relacionados con el fondo de las propuestas. En lo que personalmente tuve la oportunidad de presenciar, ningún candidato se ocupó de rebatirle la practicidad o no de su idea de ciudad, o de alguna de las alternativas que plantea para mejorar los altísimos índices de inseguridad que nos agobian.

Cualquiera de los electores habría esperado que, frente a lo ocurrido con la ausencia de Beltrán, los candidatos se hubieran dedicado a presentar a la ciudadanía sus propuestas de gobierno, más que a atacar al canal o quienes no se encontraban presentes. Claro, pésima la posición de los directivos del medio de comunicación que justificaron la pauta comercial, como si el lucro fuera lo único realmente importante. Amanda Jaimes, gerente del Canal TRO, debió velar porque los intereses comerciales no se confundieran con la objetividad periodística. Su actitud pasiva y silente sólo genera un incómodo ruido que mucho daño le hace a la televisión pública.

En fin, todo fue desafortunado y nadie supo aprovechar la amplia cobertura para hacer un ejercicio responsable de difusión. Se acabó el periodo electoral y no pudimos comprender que las infamias, las agresiones y las ofensas, en nada favorecen a la ciudad. Ojalá y en 4 años el escenario sea diferente. Francamente lo dudo.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad