Publicidad

Rodrigo Javier Parada
Miércoles 14 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Pasaron la prueba

Compartir
Imprimir
Comentarios

El lunes pasado los alcaldes del área metropolitana de Bucaramanga fueron sometidos a una durísima prueba, a cuenta de la amenaza de protesta y bloqueos que anunciaron transportadores legales e ilegales. Todo ello en razón al anuncio que se hizo de implementar el pico y placa metropolitano, con el propósito de descongestionar las vías en horas de alto flujo vehicular.

La comunidad se alarmó en razón a que, a través de redes sociales, rotaron una serie de mensajes de voz, en donde los protestantes anunciaban que habría bloqueos viales y no se permitiría el normal funcionamiento del transporte público. Esta situación llevó incluso a que algunos colegios suspendieran las actividades escolares y la Rama Judicial ordenara el cierre temporal de las instalaciones. Terrible situación para niños y usuarios del sistema judicial, que deben dejar a un lado sus actividades por capricho de unos cuantos.

En un país como el nuestro, el derecho a la protesta es absolutamente fundamental para garantizar la vigencia de la democracia. Los mayores triunfos de la humanidad se deben a las revoluciones. No obstante, el bloqueo y la violencia en nada aportan, y al contrario deslegitiman cualquier causa. No pocas veces ha ocurrido que en este tipo de protestas las alternativas de negociación cumplen un papel secundario, y en cambio las agresiones y las ofensas terminan siendo protagonistas.

Pero lo cierto de todo esto es que Óscar, Jaime, José Fernando y Campo Elías, pasaron la prueba. Supieron dejar a un lado cualquier ego y se unieron para plantear mecanismos que permitieran la realización de una protesta pacífica y sin los anunciados bloqueos. En el caso de Bucaramanga, el alcalde anunció muy temprano que habría patrullas policiales y de migración listas para actuar en caso de ser necesario. Y en los otros municipios, desde muy temprano los funcionarios municipales y los agentes del orden estuvieron prestos a evitar desmanes.

Como dirían por ahí, “les midieron el aceite a los alcaldes” y supieron responder a la ciudadanía. Esto marca un derrotero a futuro, y se envía un mensaje claro y contundente: con amenazas y agresiones, nada se logrará. Ojalá y así sea siempre. Amanecerá y veremos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad