jueves 04 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Santander es pasión

El problema no sólo está en que miles de millones se pierden en entramados de corrupción; el problema central está en que los apoyos estatales están ligados a los intereses públicos.
Escuchar este artículo

La semana pasada se llevaron a cabo en Santander tres eventos de alto impacto e importancia nacional: el Congreso Regional de Derecho penal organizado por Cesjul; el Giro de Rigo organizado por Rigoberto Urán; y el Chicamocha Canyon Race organizado por la empresa Ríos y Canoas. Cada uno de los eventos contó con una masiva asistencia, tanto de participantes como de acompañantes. Pocas veces habíamos tenido la oportunidad de ver la capacidad hotelera completamente copada. Es más, en esta oportunidad incluso los vendedores informales se vieron beneficiados.

Geográficamente Santander tiene todo: en menos de una hora cualquier visitante puede experimentar cambios de temperatura de entre los 30 a los 0 grados. Basta con transitar los 48 kilómetros que separan Morrorrico con El Picacho. A diario cientos de ciclistas y caminantes transitan estas vías que últimamente han estado muy bien custodiadas por la Policía y el Ejercito. Sin duda alguna, la seguridad ha venido mejorando con el paso del tiempo.

Pero Santander también es tierra de talento, aunque pocas veces es reconocido. Para nadie es un secreto que el apoyo estatal para cualquier persona es casi nulo, independientemente de que se destaque en cualquier disciplina deportiva o académica. El problema no sólo está en que miles de millones se pierden en entramados de corrupción; el problema central está en que los apoyos estatales están ligados a los intereses públicos. Me explico con un ejemplo: la televisión y la radio pública no pueden obedecer a una agenda de Estado. O sea, los recursos de la nación no pueden invertirse para favorecer a los dirigentes o a sus amigos.

Para que la agenda estatal cambie, se hace necesario un ajuste en el interés público. Nadie elige como su gobernante a quien no tiene sus mismos intereses. Y es acá donde los tres eventos que mencionamos tienen una especial importancia: son inversiones cuyos resultados no pueden verse en el corto plazo, precisamente porque a futuro logran generar más adeptos y engrosar la lista de participantes que cambian con sus votos y propuestas la agenda pública. Aun así, no falta quienes critican estas iniciativas, pero sin proponer nada. Como quien dice: ni raja ni presta el hacha.

RODRIGO J. PARADA
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad