Publicidad

Rodrigo Javier Parada
Miércoles 11 de enero de 2023 - 12:00 PM

Tiros al aire

Compartir
Imprimir
Comentarios

Dos recientes situaciones han generado una especie de “mentirosa angustia” en el panorama jurídico del país. Por un lado, el hoy ex senador de la república, Gustavo Bolívar, renunció a su curul hace un par de días y salió del capitolio nacional pateando la puerta de salida, anunciando que al interior del congreso existe una red de trata de mujeres que funciona a través de los contratos de prestación de servicios. Un secreto a voces, según dijo el escritor y político. Y por otro, el Departamento Administrativo de la Función Pública, expidió una directriz a través de la cual indicó que los contratos de prestación de servicios no podían celebrarse por un lapso superior a los 4 meses.

Frente al grave señalamiento que hizo Bolívar, lo cierto es que en efecto de tiempo atrás quienes asumen ciertas posiciones de poder, echan mano de su capacidad de contratación para obtener a cambio favores sexuales. Reprochable y delictivo ese comportamiento, que amerita una reflexión social acerca de qué tanta responsabilidad tenemos los ciudadanos respecto a lo que presenciamos a diario. Infortunadamente, nada va a suceder con el congreso, eso es seguro. La razón: acusaciones sin dolientes ni nombres propios, sólo terminan dañando a las futuras víctimas, que seguramente no se atreverán a denunciar cuando sean acosadas.

Y respecto a la alegada “inestabilidad laboral” que el Departamento de la Función Pública hizo saber a través de su directriz, terminó siendo peor el remedio que la enfermedad; ninguna entidad estatal está en capacidad de convertir en empleados de planta a los contratistas. Pareciera obvio, pero pretender formalizar miles de cargos en las entidades estatales, ameritaría tramitar urgentemente una nueva reforma tributaria.

Dos problemas de especial importancia, terminaron convertidos en “tiros al aire” por la ligereza con que se asumieron. Es verdad que deben tomarse medidas urgentes frente a situaciones que con el paso del tiempo se han “normalizado”, pero estas deben ir más allá de los meros romanticismos. Bolívar pudo haber acudido de manera prudente ante las autoridades, pidiendo una atención prioritaria y confidencial; y el Gobierno pudo haberse verificado los bolsillos antes de pedir formalización laboral. Lástima, otra salida más en falso.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad