jueves 06 de octubre de 2022 - 12:00 AM

Alternativas para El Carrasco

Desde su apertura en 1978, El Carrasco ha suscitado polémica en la ciudadanía. Y es que a partir de 2009 ha habido sentencias judiciales que ordenan el cierre del relleno, frente a lo cual la administración local ha respondido con emergencias sanitarias para prorrogar su vida.

El problema fundamental del relleno gira en torno a la sostenibilidad y la necesidad de pensar a largo plazo. Este sigue funcionando e incluso se ha señalado que podría operar hasta el 2032. Lo cierto es que en algún momento la ciudad deberá encontrar una solución para sus residuos sólidos, puesto que la vida útil del relleno se agota a medida que pasan los años y es necesario tomar medidas antes de su colapso definitivo.

Alcanzar esta solución pasa por varias aristas. La primera de ellas, la cultura ciudadana, es decir, la necesidad de resignificar la relación que se tiene con la “basura”. Como ciudadanos debemos entender que nuestros desechos no desaparecen una vez que se van en el camión de la basura, por el contrario, estos deben ser dispuestos en el relleno.

Es vital fortalecer el reciclaje. De acuerdo con datos de Bucaramanga Cómo Vamos, en el área metropolitana solo se separan para reciclaje el 3,5% de los residuos sólidos, muy por debajo de otras ciudades como Bogotá o Villavicencio con un 32 y 24% respectivamente.

Esto podría complementarse con el fortalecimiento de estrategias comunitarias como la utilización de pacas digestivas –lideradas por colectivos como Paquerxs BGA– o cajas de compostaje. Esto con el propósito de utilizar residuos orgánicos para generar abono e incluso conducir al desarrollo de huertas urbanas que propendan a la seguridad alimentaria.

La conversión de residuos orgánicos en energía eléctrica es una estrategia sostenible que ha sido implementada en otras latitudes. Dicha energía podría usarse para alimentar la red de alumbrado o de edificios públicos. El potencial de la ciudad para el aprovechamiento de residuos orgánicos es enorme, en tanto el 60% de los residuos son de esta naturaleza.

La acumulación de basuras es un problema propio de la urbanización. A pesar del desarrollo de diferentes iniciativas gubernamentales como la planta de compostaje, es necesario pensar ciudad para darle un manejo responsable a este tema; incluyendo la cooperación entre colectivos ambientalistas, ciudadanía y demás municipios con participación en el relleno.

ROGER FORERO HIDALGO
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad