lunes 28 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Una ciudad para las mujeres

El 25 de noviembre fue el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer. Una fecha muy importante si tenemos en cuenta que, según Naciones Unidas, 1 de cada 3 mujeres ha sido víctima de violencia de género. Bucaramanga no es ajena a esta tragedia. De acuerdo con datos oficiales, la victimización en mujeres es desproporcionalmente alta en delitos como la violencia sexual (91% de los casos), el acoso (89%) y la violencia intrafamiliar (82%).

Dichas violencias deben atenderse multidisciplinariamente desde frentes como el judicial, cultural e institucional para crear políticas públicas efectivas que les hagan frente. En esta columna haré énfasis en el urbanismo como otro frente más; bajo la premisa de que el espacio público no es neutro, sino que la experiencia en torno a este se encuentra atravesada por el género.

No es un secreto que en el espacio público –así como en la intimidad del hogar– se producen lamentables episodios de acoso, violencia física, sexual, psicológica y hasta feminicidios. Todos hemos escuchado de mujeres, incluso allegadas, que han sufrido por miradas lascivas y palabras desagradables en las calles.

Ello empeora cuando la ciudad está llena de espacios oscuros, deprimidos y encerrados. Pensar ciudad es diseñar espacios bien iluminados, con suficiente visibilidad para identificar a los actores que lo transitan con miras a garantizar la vigilancia pasiva entre pares y la revisión de posibles rutas de escape; siendo lo más importante darle voz y relevancia a las mujeres en la planeación urbana y la construcción de ciudad.

Además, sería importante adoptar estrategias que han sido exitosas en otras partes como el desarrollo de aplicaciones móviles que, a manera de cartografía social, permiten mapear en tiempo real aquellas áreas percibidas como peligrosas para fortalecer las redes de cuidado colectivo entre mujeres; o la ubicación de botones de pánico en ciertas zonas estratégicas de la ciudad y del transporte público. En últimas, construir una ciudad en la que las mujeres puedan transitar sin miedo a sufrir violencias de ningún tipo, acompañado de intervenciones serias para reducir la violencia en el ámbito de lo privado.

ROGER FORERO
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad