viernes 05 de junio de 2009 - 10:00 AM

El negro en acción

Algunos dirán que es una simple estrategia retórica. Bien podría serlo, pero la sola transformación del discurso reivindica la idea de un verdadero cambio. Que hayan salido de la boca del Presidente norteamericano ciertas frases conciliatorias, de reconocimiento de la 'cuestión palestina' y de alguna objetividad y neutralidad frente al conflicto en Oriente Medio, significa que un aire fresco sopla ya.

Obama habló desde el auditorio de la universidad egipcia e inauguró un tono inimaginable durante la era Bush. Alusiones al 'sagrado Corán' y asertivas afirmaciones sobre la igualdad de derechos de palestinos e israelíes, elevan el discurso a una categoría histórica. 'No podemos imponer la paz'; 'no debemos ser prisioneros del pasado, el progreso hay que compartirlo'; 'América apoya un mundo donde nadie tenga armas nucleares'; 'la situación de los palestinos es intolerable'; 'hay que recuperar el espíritu de tolerancia de Al Andalus y Córdoba'; 'Islam no es parte del problema para combatir la violencia extremista sino de la solución para promover la paz', dijo con determinación y mostrándole al mundo nuevamente la cara de la América pluralista y libertaria de Lincoln, Jefferson y Jimmy Carter. Los comentaristas árabes estuvieron de acuerdo en que las palabras abren esperanzas, pero hay que esperar los hechos concretos.

Si en medio de una crisis del capitalismo, este presidente afro-americano, demócrata, inteligente y con nombre árabe, no logra restablecer un orden internacional basado, no en el liderazgo unilateral sino en el respeto mutuo y la paz y el progreso colectivos, la humanidad estará dejando pasar una oportunidad única. Ese reencuentro con los valores de los padres fundadores al que hizo alusión Obama en su discurso de posesión, está empezando a tener expresión concreta.

Sus palabras en El Cairo muestran que a pesar de las frecuentes y terriblemente perjudiciales incursiones del dogmatismo sectario, la exclusión y la intención de poner la seguridad por encima de la justicia, no han sido en vano los esfuerzos del humanismo y las luchas por los derechos civiles –muchas de ellas protagonizadas en América durante la era moderna-. Esta vez Obama habló de la situación que enfrentaron los negros norteamericanos por el racismo, para compararla con la lucha de los palestinos, instando a éstos a optar por el pacifismo sin declinar en sus aspiraciones.  Sin duda, 'el negro' se puso en la jugada.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad