Publicidad

Samuel Chalela
Viernes 02 de febrero de 2024 - 12:00 PM

La indiferencia del universo

Compartir
Imprimir
Comentarios

¿Cuál es la fuerza que impulsa la historia? ¿Qué es lo que hace que tras un hecho venga otro, muchas veces inesperado? Algunos dirían que el destino, otros que la Divina Providencia, otros que solo las decisiones y la voluntad de la humanidad, o la dialéctica histórica, o quizás sea solo la casualidad. Mucha filosofía ha dado vueltas al asunto.

El chileno Benjamín Labatut (1980) articula en “Un verdor terrible” (2020) un entramado insólito y bien dateado entre pequeños o grandes descubrimientos científicos y la historia. ¿Es entonces la ciencia, el hilo que todo lo teje? Quizás no; la historia la tejen los hombres y las sociedades con buenas o pésimas decisiones, con altruismo o con odio y sed de poder; pero la ciencia es un eficaz detonante de cambios radicales. Labatut emprende la original tarea de hilvanar cuidadosamente sucesos que cualquiera creería desconectados. Y más allá de la curiosidad y la arqueología documental que se adivina en el texto de “Un verdor terrible”, está una evidente fidelidad al humanismo, pero sin apasionamientos ni idealizaciones: lo humano con su genialidad, pero también con su infamia. Pero también, se trata de ver la indiferencia de las leyes del universo -no necesariamente de los científicos- frente a la bienaventuranza o la catástrofe de la humanidad.

Labatut detecta nudos y enlaces insólitos entre acontecimientos, como por ejemplo el increíble vínculo entre la obtención en el siglo XVIII de una réplica química de un pigmento azul (Azul de Prusia) que antes extraían del lapizlazuli los pintores renacentistas, con la invención del cianuro con que se suicidaron los nazis para huir de los juicios y del Zkylon B con los que ellos gasearon a millones de judíos en los campos de concentración.

Un avance puede ser a la vez un aterrador desastre para la vida y el porvenir del planeta que conocemos. El mismo científico y premio Nobel -Fritz Haber- que inventó la estrategia bélica de destrucción masiva química usada en la Primera Guerra Mundial, había puesto a disposición del mundo años atrás el elemento que sirvió de fertilizante agrícola para enfrentar la hambruna que amenazaba con causar la muerte a millones de personas. Y es solo el comienzo; Labatut sorprende con más. Recién lanzó “Maniac” (2023), un mano a mano de historia y pronóstico con la tecnología y la inteligencia artificial: imperdible.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad