Publicidad

Samuel Chalela
Viernes 22 de diciembre de 2023 - 12:00 PM

Respira

Compartir
Imprimir
Comentarios

Alguna vez leí que respirar y pensar son quizás las únicas acciones conscientes imposibles de suspender sostenidamente. Por eso ninguna práctica que nos proponga paralizar la mente es realizable. Olvidé la fuente, quizás no estaba atento cuando me fue dada esa sutil píldora de lo evidente. Resultó reveladora y transformadora porque derrumbó el 50% de los obstáculos que me impedían acomodarme en la práctica de la meditación, por ejemplo, la mente en blanco, contar hasta no sé cuánto para respirar de determinada forma, etc. Todas falacias urbanas.

Para meditar hay que fijar la atención, primeramente, en el acto consciente y tranquilo de respirar, y luego, mirar los pensamientos como carros que van por nuestra carretera, observándolos, sin juzgarlos y sin dejarse capturar por ellos, trayendo de vuelta la mente al presente que es el único hogar. Esta fue otra idea movilizadora que sí recuerdo quien la puso en mi cabeza: fue Thich Nhat Hanh, el amadísimo monje vietnamita. La lectura de sus obras abre la mente hacia el profundo sentido del budismo zen.

Ahí justamente estaba el palo en la rueda, la constante frustración por no saber ni poder meditar. Y no es que después, todo haya sido meta alcanzada. Por el contrario, en la práctica meditativa no hay meta, es un constante avanzar y retroceder. Habrá iluminados, maestros, pero la mayoría somos aprendices, permanentes visitantes de la montaña por la que se empuja en ascenso la roca, para que inevitablemente vuelva a caer, como en el mito de Sísifo.

La práctica de la meditación, o de la “conciencia plena” (“Mindfulness”) como es común llamarla ahora, cobra cada vez más importancia para la salud mental; esto es ciencia, se respalda en estudios de aplicación de terapias basadas en la evidencia, que es lo mismo que decir: apoyadas en estadística limpia y consistente. Cualquiera que siga pensando que esto es pura fe, placebo o superstición, simplemente ignora las comprobaciones.

Pero pensar en meditación lleva inevitablemente a ponerse en contacto con “Yoga” (2021) del laureado escritor francés Emmanuel Carrére. Resultado de su intención de juntar unas notas sobre la práctica, Yoga terminó siendo un libro crudo, personalísimo, honesto y vibrante que toca todas las fibras, cuya lectura nos puede hacer mejores personas, más enchufados a nuestro recinto íntimo y más conscientes de la patraña frívola que los humanos tejemos alrededor.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad