viernes 19 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Verde esperanza

La esperanza es lo último que se pierde, y vamos a necesitar mucha para revertir los efectos de una jornada electoral tan confusa y contradictoria como la del domingo pasado. Ocho senadores del tal ¨PIN', encienden las alarmas sobre la continuidad en la contaminación de la política; la elección de personas con lazos de consanguinidad con políticos condenados, descorazonó al votante de opinión; el creciente caudal de votos a favor de personajes con vergonzoso prontuario en la cosa pública, habla del todavía vigente poder de las maquinarias; las acusaciones de compra de votos, deslegitiman las elecciones de las huestes mayoritarias, y el enredadísimo escrutinio del único voto fácil de contar (el de la consulta conservadora) deja un incómodo tufillo de sospecha.

¿Qué queda bueno? Algunos parlamentarios serios y estudiosos que lograron su escaño, un congreso multipartidista, unos partidos (algunos, solo aquellos que pueden llamarse tales) con una votación significativa, y sobre todo, una escena, solamente una que en realidad merece decirse democrática, en toda esta tragicomedia. Me refiero al episodio de la consulta verde y los logros de este movimiento en la conformación del nuevo Congreso. Los votos verdes son purísima expresión de democracia. En efecto, no hay maquinaria alguna para aceitar los votos por Mockus, Peñaloza o Lucho; ninguno tiene vínculos con organizaciones criminales; los tres carecen de narco auspicios -y eso se notó en la austeridad de sus campañas-; y lo mejor de todo, fueron candidatos que además de tener unas ejecutorias en qué fundar su aspiración, combinadas con pulcritud probada en el servicio público, enfrentaron la jornada con tesis, sin insultos y con la madurez suficiente para buscar el apoyo de la gente basados en sus propios méritos, no disfrazándose de otros ni con el argumento antidemocrático de ser los ungidos de alguien. Mockus el académico sereno e inteligente, firme y pulcro obtuvo el favor de esos votantes independientes que le apuestan a una renovación del poder público. Cada voto depositado por 'los verdes' está libre de polvo y paja. Algún observador extranjero decía que si este país tiene, a diferencia de otros, el lujo de contar con candidatos limpios, preparados y probados como Mockus, no hay explicación distinta a la desidia para que no elija bien. Si cada abstencionista sale tranquilamente a votar verde en las elecciones de mayo, podremos rectificar el rumbo.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad