viernes 29 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Bregman y su “Utopía para Realistas”

En la actualidad, hay más gente aquejada por obesidad que por hambre. En Europa occidental la tasa de homicidios es 40 veces menor, en promedio, a la de la Edad Media.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Santiago Gómez

Ahora que la gente está más tranquila frente a la amenaza del COVID-19, que ya se ve la gente sin tapabocas en las calles, que vuelve a haber trancones, aunque parezca haber más distanciamiento mental que físico, aunque Colombia reporta cifras récord de más de mil nuevos contagiados diarios y que una de cada cinco muertes por coronavirus son de esta semana que termina, ahora que el optimismo nos embarga, estamos mucho mejor que antes.

Mientras en 1820 el 94% del mundo vivía en pobreza extrema, en esta década ese porcentaje se redujo a un solo dígito. La renta per cápita es hoy diez veces mayor a la de 1850 e incluso los países del África subsahariana tienen más ingresos que los países más prósperos en 1800. La esperanza de vida en Sierra Leona era en 2012 mayor a la de los países más ricos de principios del siglo XIX.

En la actualidad, hay más gente aquejada por obesidad que por hambre. En Europa occidental la tasa de homicidios es 40 veces menor, en promedio, a la de la Edad Media. África cuenta hoy con seis de las diez economías que más crecen en el mundo; la esperanza de vida global es el doble que en 1900; la porción de la población que sobrevive con menos de 2.000 calorías al día ha caído del 51% en 1965 al 3% en 2005; entre 1990 y 2012 la mortalidad infantil descendió un 41%. El número de muertes ocasionadas por las guerras ha descendido un 90% desde 1946. Aunque no parezca, en la gran mayoría de los países del mundo el coeficiente intelectual promedio ha subido entre 3 y 5 puntos cada diez años, gracias a los avances en nutrición y educación. El mundo ha progresado, y continúa haciéndolo según lo demuestran los avances reportados por los países en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Somos una especie que avanza a pesar de las tonterías que hacemos. Hay que ser conscientes de ello, para bien y para mal.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad