viernes 21 de enero de 2022 - 12:00 AM

De La Calle


Es, sin duda y por encima de todos sus jefes, el colombiano más determinante en los principales cambios positivos que ha tenido el país en los últimos 50 años.
Image
Columna de
Santiago Gómez

Este año serán más importantes las elecciones legislativas que las presidenciales. Primero, por la baja aprobación ciudadana y la fuerte deslegitimación del Congreso. Segundo, por la prevalencia de un escenario político altamente polarizado. Tercero, porque nunca antes el Centro Democrático llega con tan poca favorabilidad a una cita electoral. Cuarto, porque la abstención en elecciones legislativas es superior a la de las presidenciales. Quinto, en un sistema político como el colombiano, el Congreso debe fortalecerse cada día más de manera consecuente con los retos que impone la realidad política del país y los votos legitiman el actuar de los elegidos.

Afortunadamente, hoy destacan varias opciones que reivindican el ejercicio probo de la política. La principal es la figura de Humberto de La Calle, que con el aval de la Coalición Centro Esperanza aspira a ocupar una curul en el Senado.

De La Calle es quizás el colombiano que de manera más determinante ha incidido positivamente en el devenir de la historia nacional reciente, por su participación protagónica en la Constitución de 1991 y el Proceso de Paz que se firmó en 2016. De La Calle representa el compromiso y la responsabilidad de afrontar retos sustanciales en favor de lo colectivo, en temas tan decisivos como la paz, la convivencia y la superación de violencias endémicas. Es, sin duda y por encima de todos sus jefes, el colombiano más determinante en los principales cambios positivos que ha tenido el país en los últimos 50 años. Su historia pública sin tacha alguna da la garantía de ejecuciones transparentes que culminan en procesos definitivos para preservar el orden, respetando los derechos colectivos. Su formación como abogado, su detallado conocimiento del país, su historial de ejecuciones políticas, una trayectoria destacada ocupando los principales cargos políticos alejado de escándalos, avalan la importancia de su presencia en el Senado. Defendiendo la construcción colectiva, la protección de la vida, el privilegio del bien común y el respeto por lo público, promoviendo las libertades y los derechos humanos, De La Calle debe ser protagonista de esta legislatura que viene. Una apuesta segura por el futuro de este país.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad