viernes 10 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

El gobierno del pastorcillo

Lo que sí es cierto es que la aprobación de este gobierno no llega ni al 25%. Eso pasa cuando en el gobierno se dedican a abudinear y duquiar.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Santiago Gómez

Duque no prometió que reconstruiría Providencia en 100 días. Lo que pasó es que nombró al plan de recuperación de la isla “Plan 100” y todos interpretamos que la escogencia del numerito tenía que ver con el plazo que anunciaba. Él nunca le dijo nada parecido a Luis Carlos Vélez en el minuto tres y medio (y luego en el diez) de su entrevista, ni publicó tuits en su cuenta oficial diciendo textualmente eso.

Duque no dijo nunca en campaña que en Colombia no se haría fracking durante su gobierno y luego autorizó a Ecopetrol hacer un piloto en Puerto Wilches. ¡Malditas redes sociales!, ¡malditas noticias falsas!

Duque no prometió más salario y menos impuestos. Esa muletilla de campaña y esas vallas publicitarias que inundaron el país no se referían a lo que todos supusimos que se referían. Todo fue un malentendido generado por algunos compañeros que no cuidan sus comunicaciones.

El Duque senador nunca realizó un video para explicar lo inadecuado que era hacer una reforma tributaria que gravara a la clase media y luego en su gobierno hizo todo lo contrario por hacerlo. Patrañas de la oposición. Duque no presentó fotos falsas en alguno de sus informes a Naciones Unidas, tampoco pretendió mentirnos descaradamente cuando comparó peras y manzanas para demostrar que en su gobierno los “homicidios colectivos” eran excepcionales.

Duque no vaticinó hace ya tres años y medio en tono mesiánico, populista y eufórico que a la dictadura venezolana le quedaban las horas contadas. Duque no exigió en campaña que los candidatos respondieran por la llegada de dineros de dudosa procedencia y luego se retiró callada y lentamente cuando los audios y videos del Ñeñe Hernández o de la familia de Kiko Gómez, todos falsos y calumniosos por supuesto, lo implicaron hasta el cogote. Es más, parece ser que Duque ni siquiera es el verdadero presidente de Colombia. ¡Jodida desinformación!, ¡basta ya de mentiras!

Lo que sí es cierto es que la aprobación de este gobierno no llega ni al 25%. Eso pasa cuando en el gobierno se dedican a abudinear y duquiar.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad