viernes 14 de mayo de 2021 - 12:00 AM

En Colombia, la pelota sí se mancha

Un país que manifestó no tener caja en las arcas públicas y que justificó hacer una reforma tributaria hace un mes para solventar su déficit a costa de la clase media, gastaría 12 mil millones de pesos en realizar la Copa.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Santiago Gómez

Hace 43 años la dictadura argentina intentó maquillar su imagen con la realización de un mundial de fútbol que ganó, al parecer, a punta de sobornos. Hace 39, Colombia renunció a ser sede del mundial porque no tenía cómo atender las extravagantes solicitudes de la FIFA y por considerar que el país tenía cosas más importantes qué hacer. Hace 36, mientras el Palacio de Justicia ardía, Noemí Sanín, atendió la orden de transmitir un Millonarios-Unión Magdalena para silenciar a los medios. Hace 20, Colombia ganó su única Copa América, celebrada en nuestro territorio sin la asistencia de Argentina, gran favorita, que declinó la cita para salvaguardar la integridad de sus seleccionados y por el temor que existía originado por la situación compleja de orden público en nuestro país. Este miércoles, Marcelo Gallardo, técnico de River, manifestó en rueda de prensa posterior al empate con Junior que “no fue normal jugar un partido en condiciones tan inestables... con gases lacrimógenos y escuchando detonaciones afuera. No podemos mirar para otro lado”. Duque mira para otro lado. Pan y circo, siempre.

Duque se vuelve a equivocar. A pesar de que tres patrocinadores amenazan con retirarse de la Copa para no vincular sus marcas con un gobierno que irrespeta los derechos humanos, la Federación insistió hasta ayer que seremos sede del evento en medio de una inconformidad social jamás vista.

Un país que manifestó no tener caja en las arcas públicas y que justificó hacer una reforma tributaria hace un mes para solventar su déficit a costa de la clase media, gastaría 12 mil millones de pesos en realizar la Copa. Duque cree estar metiendo un gol, pero es en claro fuera de lugar. La Copa América, de realizarse, debería ser utilizada para visibilizar internacionalmente su desastroso gobierno y las arbitrariedades que ha cometido para limitar el derecho a la protesta. Con seguridad los partidos serán saboteados como los de la Libertadores esta semana. En Colombia, la pelota sí se mancha, se mancha por ahora con la sangre de más de 35 víctimas caídas en las manifestaciones de los últimos días.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad