viernes 03 de abril de 2020 - 12:00 AM

Indicadores

La lucha contra la pandemia está muy lejos de ganarse. Los controles siguen siendo necesarios y el cumplimiento del confinamiento es decisivo.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Santiago Gómez

España tuvo su paciente cero el 31 de enero de 2020, Colombia el 6 de marzo. Ayer en nuestro país habían transcurrido 27 días desde la aparición del virus (13 de ellos en cuarentena obligatoria, no necesariamente acatada tal como preveía la orden presidencial) y el Ministerio de Salud reportó 1.161 contagiados y 19 muertes, un promedio de 43 contagios diarios. España, 27 días después de la aparición del COVID-19 reportaba en su territorio apenas 26 casos, solo el 2% de los casos colombianos para la misma época. La curva durante el primer mes fue mucho menos aplanada en Colombia que en España.

Hoy allí, dos meses después de detectada la enfermedad, hay 110.238 contagiados. Si la progresión de contagio fuera igual en los dos países, Colombia estaría llegando a esa cifra el 6 de mayo, sin embargo, Duque decretó cuarentena obligatoria 29 días antes que los ibéricos, lo que permitiría prever que esa progresión no es confiable y que Colombia no alcanzaría el pico de contagio antes de la segunda quincena de ese mes. Está por verse el efecto de la cuarentena y es muy pronto para tomar la decisión de reversar el confinamiento.

Argentina, con su caso cero detectado 3 días antes que en Colombia, una población similar y habiendo aplicado los mismos días de cuarentena hasta hoy, tiene casi 2,5% de menos enfermos identificados pero 15 muertos más. El confinamiento tiene efectos positivos en la desaceleración del contagio, pero no necesariamente reduce el porcentaje de mortandad, que depende de muchos otros factores, menos controlables.

La lucha contra la pandemia está muy lejos de ganarse. Los controles siguen siendo necesarios y el cumplimiento del confinamiento es decisivo. Sigamos adaptándonos de manera creativa, innovadora y disruptiva a este nuevo mundo. Los retos son enormes para la economía en general, para el sector educativo y para el sector salud. Este sigue siendo un momento de verdad que determinará el talante de los líderes y la ciudadanía. De nuestro comportamiento solidario y de las decisiones que tomemos en el futuro inmediato dependerá la forma en que nos recordará la historia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad