viernes 22 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Los medios de la intolerancia

Image
Columna de
Santiago Gómez

Ignacio Greiffenstein, exdirector del Servicio de Televisión de la Presidencia de Iván Duque y que incluso había trabajado en Canal Capital con Petro, tuiteó hace unas semanas llamando putas a las petristas, lo que le valió no solo el rechazo airado de incluso la vicepresidenta de la República, quien pidió sanciones disciplinarias fuertes a quien hasta hace poco contaba con la confianza de los funcionarios de Presidencia, sino su puesto.

Unas semanas atrás, Juan Pablo Bieri, gerente de RTVC, el sistema de medios públicos que tiene como función “programar, producir y emitir los canales públicos de televisión nacional”, debió también renunciarle a Duque por haberse hecho pública una conversación en la que, a pesar de haberlo negado mil veces, censuraba al programa ‘Los puros criollos’, porque su director Santiago Rivas había hecho críticas al gobierno.

En la última edición de ‘Semana’, en un “Confidencial” titulado ‘Condiciones no aceptadas’, se afirmó que Eduardo Pizarro, quien presidió durante el gobierno de Uribe la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación y a quien le ofreció Duque el Centro Nacional de Memoria Histórica, puso como condición para aceptar la propuesta tener independencia y aclaró que el sí creía que había un conflicto armado en el país, tesis rechazada vehementemente por el Centro Democrático. Según la nota, a pesar de poner las mismas condiciones que Uribe aceptó en su momento, Duque no lo volvió a considerar como candidato una vez esos dos temas fueron puestos sobre la mesa. La independencia parece ser peligrosa en estos tiempos. Tres situaciones como prueba de talantes tristemente recurrentes de funcionarios y oficinas gubernamentales. No podemos darnos el lujo de retroceder a épocas donde los insultos proferidos por altos funcionarios a rivales políticos o poblaciones vulnerables, como los colectivos migrantes, sean la forma de visibilizar disgustos partidistas o convicciones personales de quienes toman decisiones en el país o las regiones. La tolerancia y el respeto deben ser herramientas fundamentales para el ejercicio del poder público, ya sea para hacer trizas o no los Acuerdos, objetar la JEP o quitar subsidios a los estratos bajos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad