viernes 15 de mayo de 2015 - 12:01 AM

Pensamiento: crítico

Una de las causas por las cuales Colombia obtiene tan pobres resultados en las pruebas internacionales que miden la calidad educativa, es que el sistema privilegia el enseñar a hacer y no se enseña a pensar.

Quienes hemos dedicado tiempo a corregir esta situación nos desgarramos las vestiduras porque los estudiantes carecen de una formación que les permita pensar críticamente, competencia que se considera fundamental para el desarrollo del ser y la construcción social.

El problema es que se propone como estrategia para superar este obstáculo la necesidad de enseñar a ser críticos a los estudiantes, cuando el problema se soluciona enseñándolos a pensar. Hoy, por afanes comerciales y presiones de mercado mal interpretadas, brillan por su ausencia en los currículos clases de filosofía y matemáticas, que amoldan el cerebro para el pensamiento abstracto y entrenan la mente para aprender a pensar como complemento a la realización de tareas y la ejecución de instrucciones. Una cosa es enseñar para seguir órdenes y hacer cosas atendiendo a un manual o una receta y otra, cualitativamente más deseada por sociedades tan particulares como las actuales, enseñar para la creación de dicho manual a partir de ejercicios de pensamiento complejo.

Solo quien sabe pensar, y también es lo suficientemente inteligente para hacerlo, es capaz de ser crítico, de resolver problemas, proponer soluciones y no solo seguir instrucciones. Hoy hay que tener un sentido crítico para seleccionar la información relevante que nos proporciona el mundo interconectado y global. Los estudiantes de hoy son poco críticos y exigentes al momento de seleccionar sus fuentes de conocimiento. Les da lo mismo Wikipedia a la Organización de Naciones Unidas, es igualmente fiable un contenido de El rincón del vago que del Ministerio de Defensa.

La educación debe priorizar el ejercicio del pensamiento complejo. Más profundidad, más análisis, más criterio. Menos copiar y pegar, más cuestionamiento y estructura argumentativa. Solo así Colombia empezará a trazar con fundamentos la senda que lo llevaría al desarrollo. Lo demás seguirán siendo discusiones superficiales.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad