lunes 10 de diciembre de 2018 - 5:01 AM

Sí se puede

Aunque siempre he pensado que las organizaciones sindicales son las causantes de la desgracia de muchos empresarios, debo reconocer que no todo lo que huela a sindicato es malo. Más aún, cuando uno en especial ha demostrado que sí se pueden establecer condiciones entre el empresario y los trabajadores, permitiendo la estabilidad de la empresa y su recuperación.

El mejor ejemplo de que se puede llegar a acuerdos que ayuden al empresario a salir de las crisis ha sido el Club Campestre de Bucaramanga, que en 1998 sufrió una que amenazó con su existencia.

En aquel momento, el liderazgo y compromiso acérrimo del hoy presidente de la Junta Directiva, doctor Jorge Gómez Duarte, quien con su visión y trabajo ha posicionado al Club Campestre dentro de los mejores clubes de Colombia; fue el componente fundamental para lograr acuerdos con los trabajadores por intermedio de su representante Luswing Sierra Aceros, logrando mantener la organización que por 88 años ha traído progreso para la región y para cada una de las familias de quienes allí laboran.

Es de resaltar la sabiduría del presidente de la junta al dirigir y encausar las pretensiones de los trabajadores, manteniendo la estabilidad y la proyección del club. De la misma manera, hay que destacar la tenacidad del representante de los trabajadores, quien se puso la camiseta del empleador y comprendió que la figura sindical no es un tema de exigir si no de dar.

Debemos entender que los trabajadores no son los enemigos del empresario. Por el contrario, son la columna vertebral de las organizaciones. Su bienestar es el bienestar de los clientes y de la empresa. Por otro lado, los trabajadores deben comprender que la empresa es el vehículo de crecimiento profesional y del progreso para sus familias.

Este es un caso de éxito que nos enseña que sí vale la pena reemplazar las marchas, las protestas y las piedras por la camiseta y los zapatos de la empresa.

Cuando un trabajador hace algo bueno por la empresa, lo hace por él mismo. Hoy, después de casi 20 años, podemos decir que sí se puede.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad