viernes 10 de julio de 2020 - 12:00 AM

Soberbia

Funcionarios soberbios y ciudadanos ingenuos, una combinación que garantiza el fracaso de la democracia.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Santiago Gómez

Todos sabemos que vamos a morir, pero no por ello dejamos de abrocharnos el cinturón de seguridad o cruzamos las calles sin mirar para los dos lados. Por eso, el cuento de que como a todos nos va a dar Covid19 se pueden seguir ampliando las excepciones al aislamiento preventivo obligatorio -ya imaginario-, resulta tan peligroso como argumentar que como todos dejaremos de existir algún día, pues para qué necesitamos médicos.

Creo que nos ha faltado un poco de humildad para aceptar y reconocer que esta enfermedad no respeta estratos sociales, edad, género, raza o creencias. Hay quienes se la dan de Bolsonaros y visto lo visto, eso no garantiza inmunidad -ni votos, para los interesados en ello-. A todos nos va a dar, pero solo si seguimos comportándonos como lo estamos haciendo.

Este país sufre de soberbia crónica, históricamente evidenciada por el menosprecio al otro de diversas y cada vez más sorprendentes maneras, muchas heredadas de un pasado violento y de imposiciones culturales no naturales. Y el otro puede ser una enfermedad, el venezolano, el negro, la mujer, el niño, el gay, el uribista, el petrista, pero también el vecino, el ciudadano que vota y elige.

Consecuencia de esta soberbia -que raya la desfachatez cuando oímos respuestas absurdas como “antes que fiscal, soy padre”, o cuando pretenden justificar una posición moral insostenible disfrazándola de tragedia familiar, o cuando quieren convencernos de que una niña de 11 años consiente que la violen siete personas armadas- es que aquí nadie renuncia. Nadie en Colombia asume responsabilidad política frente a sus equivocaciones. Funcionarios soberbios y ciudadanos ingenuos, una combinación que garantiza el fracaso de la democracia.

Los que al inicio de la pandemia esperaban que cambiáramos y nos convirtiéramos en mejores individuos, reconocedores de las vulnerabilidades y necesidades propias y ajenas, deben estar decepcionados con razón de la raza humana y de este país que se abalanzó a las calles, antes de tiempo, sin tomar las precauciones solicitadas porque el tapabocas le incomodaba.

En este país hay “parapandemias” que no se curan a punta de agua y jabón.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad