viernes 18 de octubre de 2019 - 12:00 AM

Vendiendo el sofá

Si no hay políticos con esas características, habrá que formar líderes que... se atrevan a enfrentar los retos complejos que representa el administrar bien lo público en este país.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Santiago Gómez

La evolución de la cultura política que, en alguna medida pero también en última instancia, determina la manera como toman decisiones los electores, es pendular. Para reaccionar frente al extremo nefasto de esa oscilación que nos condenaba a tener que seleccionar entre candidatos experimentados en el ejercicio de lo público pero que hacían gala de todos los vicios clientelares, de corrupción y politiquería imaginables y por imaginar, decidimos, sin pasar por puntos medios, postular a candidatos que provienen de otras esferas, autoproclamados independientes, pero sin experiencia en el manejo de lo público, que terminan coaccionados por el entorno que les rodea y que tampoco son capaces de domar el monstruo que representa la complejísima interacción entre intereses y realidades que debe enfrentar quienes pretenden determinar el destino de los colectivos que los eligen.

Es como si un equipo de fútbol, porque sus delanteros son poco efectivos y además los expulsan frecuentemente, decidiera contratar mejor a un basquetbolista que no ha cometido una falta en los partidos de sus últimas cinco temporadas. Como si con el fin expreso de alejarse de aquello que no les ha resultado adecuado eligieran algo diferente, pero que no sabe jugar fútbol. “No ha hecho política nunca, pero por lo menos no roba”. “No hará goles, pero por lo menos no lo van a expulsar“, dirían los que andan votando por adoptar opciones disparatadas como esta.

Pues este año algunos elegirán en Santander a basquetbolistas para que hagan goles, otros decidirán seguir con los delanteros de siempre, bien sucios para jugar pero que de vez en cuando hacen goles cuando el equipo pierde 4-1. Sospecho que ninguno, y también sea dicho porque en ocasiones parece no existir en el mercado de pases alguien con esas características, elegirá a un delantero goleador con una medalla de juego limpio colgada del cuello.

Si no hay políticos con esas características, habrá que formar líderes que asuman ese reto y se atrevan a enfrentar los retos complejos que representa el administrar bien lo público en este país. El reto es sustancialmente importante. De ello dependerá nuestro futuro como colectivo social.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad