Publicidad

Sergio Arenas
Domingo 21 de enero de 2024 - 12:00 PM

Ciudad en llamas

Compartir
Imprimir
Comentarios

No han pasado 22 días del nuevo año y en el área metropolitana ya se han presentado más de 60 incendios forestales. Esta preocupante realidad se debe al cambio climático.... no, esperen, casi me lo creo escribiéndolo. ¿En serio ustedes creen que es debido al cambio climático?. ¡Por supuesto que no! Apartándonos un poco del cuento apocalíptico que nos han vendido las nuevas industrias verdes, hay que decir que los incendios que se están presentando NO SON POR EL CAMBIO CLIMÁTICO, y con esto no estoy desconociendo que exista. El tema es el siguiente: El área metropolitana está en crisis pues no hay oferta de vivienda y tenemos un exceso de población de 200.000 personas aproximadamente.

Estas personas, que vienen de zonas rurales y de otros países, no tienen donde vivir. Sus opciones son las laderas de las montañas. Allí están ubicadas miles de familias que van construyendo sus casas y que día a día se van convirtiendo en barrios subnormales que después deben ser legalizados por los municipios. Además, estas zonas son, en su mayoría, de protección ambiental, ubicándose en lugares de alto riesgo.

Detrás de estas nuevas urbanizaciones ilegales hay estructuras criminales que se encargan de mercadear estas nuevas tierras de protección ambiental para los ciudadanos que desesperadamente necesitan una vivienda. Es por ello que estos bandidos tienen que habilitar suelo de protección ambiental para poder vender “cupos” o espacio de tierra, para que las familias armen sus viviendas informales, que con el paso del tiempo se van convirtiendo en casas de 1 piso y después de 2 y 3 pisos, como en Morrorrico, nueva Colombia, Estoraques y el norte.

El negocio consiste en descapotar el espacio que se pretende invadir y qué mejor técnica para ello como prenderle fuego, sea con la excusa de quemar basuras o llantas, y así alistar el área más probable de ser vendida a las familias. Resultado: un negociazo. Mientras eso ocurre, ambientalistas digitales, con el cuento del cambio climático, activan sus pulgares para culpar al capitalismo del incendio.

Por esto, hago un llamado a las autoridades locales, para que no se coman el cuento de los incendios a causa del fenómeno del niño. Este fenómeno no es el del niño; es de criminales que se quieren tomar las zonas de protección para ser vendidas. Activen protocolos de vigilancia con guardabosques y promuevan la oferta de vivienda. ¡Nos van a invadir!.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad