lunes 27 de noviembre de 2023 - 12:16 AM

Sergio Arenas

Ciudades Compactas o Dispersas

Image
Columna de
Sergio Arenas

Cuando hablamos de planificación territorial nos encontramos siempre con el mismo interrogante: ¿Ciudades compactas o dispersas? Entendiendo las dispersas como aquellas que crecen alejándose de los centros donde concentran gran parte de las actividades sociales y económicas, y las compactas como ciudades que, a través de la densificación, ofrecen servicios integrales a los ciudadanos. La diferencia sustancial entre una y otra está en la accesibilidad a los servicios públicos, al espacio público y a la movilidad, factores que garantizan una mejor calidad de vida. Entonces, para responder a la anterior pregunta, lo primero que debemos decir es: depende.

No existe una fórmula única de planificación, sencillamente porque no existe un territorio igual. Por ejemplo, el área metropolitana de Bucaramanga cuenta con una capacidad de desarrollo urbano diferente entre sus municipios. Mientras que Bucaramanga tiene la mayoría de su área consolidada, es decir construida, Floridablanca, Piedecuesta y Girón tienen la mayoría del territorio rural con posibilidad de ser usado para expansión urbana. Esta situación lleva a que, aunque Bucaramanga concentra el 70% de las actividades laborales, comerciales y de servicios del área, la escasez de vivienda obliga a casi 500 mil personas a desplazarse todos los días de sus hogares en los otros municipios a sus lugares de trabajo, debido a la ausencia de proyectos de expansión.

De acuerdo con las proyecciones del DANE 2018, el déficit de vivienda del área metropolitana de Bucaramanga será de 50 mil viviendas para el 2027. Además de esta cifra, la construcción de vivienda se está ubicando en las zonas perimetrales del área metropolitana por el menor costo del suelo, aunque sin la infraestructura integral necesaria para mejorar la calidad de vida de las personas. Lo anterior refleja una realidad preocupante porque el bienestar de los ciudadanos metropolitanos no se está teniendo en cuenta al alejarlos de los sistemas integrales que ofrecen las ciudades compactas.

Esto debe cambiar. Es necesario que exista oferta de desarrollo urbano en renovación mixta, donde el ciudadano metropolitano sea el protagonista a través del espacio público, servicios públicos de calidad y accesibilidad, pero en donde también pueda acceder a empleos, educación y esparcimiento.

Lograr cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible sin tener un proyecto integral de renovación urbana será imposible; lograrlo requiere un esfuerzo enorme tanto del sector público como del privado, para que conjuntamente puedan encontrar el equilibrio idóneo que permita construir una ciudad renovada e inclusiva.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad