lunes 17 de enero de 2022 - 12:00 AM

El legado

José Cavanzo, un ícono en el sector de la ingeniería y de la construcción, un líder regional y un verdadero ejemplo como profesional en la contratación con el Estado por más de 50 años, que puso en alto el nombre de Santander
Image
Columna de
Sergio Arenas

Santander viene perdiendo a sus grandes hombres: Alfredo Acebedo, el 3 de junio de 2020, Alejandro Galvis, el 15 de enero de 2021; Rafael Ardila, el 27 de julio de 2021, y Carlos Ardila Lülle, el 13 de agosto de 2021. Esta vez el turno, fue para José Cavanzo, un ícono en el sector de la ingeniería y de la construcción, un líder regional y un verdadero ejemplo como profesional en la contratación con el Estado por más de 50 años, que puso en alto el nombre de Santander, no solo en Colombia, sino en el mundo.

Este gran hombre participó con su organización en la construcción del Aeropuerto Palonegro de Bucaramanga y el Camilo Daza en Cúcuta; también en varios de los intercambiadores viales, como El Palenque, El Bueno, Aranzoque y Reina de la Paz; construyó la línea de impulsión de agua del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga desde Bosconia; asimismo, construyó varios edificios en universidades y un número importante de colegios públicos a nivel nacional, entre otras obras.

Todos ellos, no solo fueron empresarios exitosos, tenían algo en común: una visión compartida de región que traía consigo siempre el bienestar colectivo y el progreso.

Ellos siempre se aferraron firme y fielmente a nuestros orígenes y defendieron a capa y espada nuestra tierra santandereana, se sintieron siempre orgullosos de ella y lucharon incansablemente para defender sus ideales y principios, pero nunca sacrificando el bien colectivo.

Su coraje y persistencia en la permanente búsqueda de nuevas propuestas, de nuevos proyectos y de nuevos desafíos nos enseñaron que no se aceptaba un «no» como respuesta, que siempre hay una salida y que nunca debemos renunciar a los sueños y a los propósitos.

Estos grandes hombres nos dejan un extraordinario legado: la enseñanza de incorporar dentro de nuestras actividades individuales el bienestar común, hablar siempre bien de nuestra ciudad, sentirse orgullosos de ser santandereanos y trabajar ardua y honestamente.

Sabemos que ningún acto recompensará las acciones y enseñanzas dadas por estos grandes líderes. Es por ello que debemos honrar su legado, y la mejor forma es entender que en nuestras manos está la posibilidad de hacer de nuestra ciudad y de nuestro departamento el mejor de Colombia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad