lunes 11 de julio de 2022 - 12:00 AM

El mensaje del río

Image
Columna de
Sergio Arenas

De acuerdo al Conpes 3758 de 2013, Colombia tiene 1.024 km aptos para la navegación (La Dorada hasta Barranquilla, 909 km o hasta Cartagena, sí se accede vía Canal del Dique, 115 km) siendo el río Magdalena la principal arteria fluvial del país para el desarrollo económico y para el transporte de carga y pasajeros.

La estructuración de proyectos que desarrollen el transporte intermodal, es el camino más efectivo para lograr competitividad en el país y desarrollo social. El Megaproyecto de Navegabilidad del Río Magdalena (dragados y obras de encauzamiento) beneficia a 50 municipios, conecta a 1.500.000 habitantes y tiene un impacto ecológico sin precedentes, dado que disminuye las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) que genera el transporte terrestre.

Lamentablemente la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) declaró desierta la licitación, que buscaba conformar una Asociación Público Privada (APP) de origen público, para habilitar 668 km del río Magdalena desde Barrancabermeja hasta Barranquilla. Un megaproyecto que costaría 1.5 billones de pesos y que generaría 12.641 empleos, lo que cercena la posibilidad de que Barrancabermeja se convierta en el mayor centro logístico y de operación de transporte multimodal del país; sobre todo en estos momentos en donde la exploración y explotación de petróleo es su único sustento y las nuevas directrices del gobierno entrante tienen previsto suspender los pilotos de fracking y continuar con la transición energética.

Con la declaratoria desierta de esta APP, el Gobierno actual ha anunciado que dichos recursos los destinará únicamente a los puertos de Barranquilla, reasignando los recursos a “obras prioritarias”, acabando de enterrar a los 50 municipios y los 1.500.000 habitantes que se benefician con este proyecto.

El río tiene muchas preguntas sobre este catastrófico resultado. ¿Se estructuró mal el proyecto con la intención de declararlo desierto? ¿Qué tanta presión ha ejercido el sector de transporte terrestre ante este proyecto? ¿Qué intereses tienen los puertos actuales de Barranquilla y Cartagena para que este proyecto no saliera? ¿Qué alternativas tendrán los productores y agricultores que siguen sin vías y los costos de transporte hacen inviables sus actividades?

El mensaje del río es para el nuevo Gobierno, para que de manera inmediata solicite a la administración actual que suspenda cualquier decisión de inversión en obras prioritarias y que se vuelva a intentar la licitación de la APP como estaba planteada; de lo contrario, el río seguirá siendo el basurero y cementerio flotante en el que lo han convertido.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad