lunes 27 de mayo de 2019 - 12:00 AM

El poder de las ideas

¡Paremos ya! Si vamos a hablar que sea para proponer, si vamos a gritar que sea para liderar soluciones, si vamos a pintar que sea un cuadro y no un grafiti.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Sergio Arenas

No voy a decir que estamos en tiempos de crisis porque, si revisamos nuestra historia, nunca hemos salido de ella. Lo cierto es que no lo hemos hecho sencillamente porque al parecer se nos olvidó que como habitantes de Colombia además de tener la facultad de exigir derechos, también tenemos la responsabilidad de cumplir con nuestras obligaciones con el Estado. No existe decisión de nuestros gobernantes que no sea criticada, no existe plan de gobierno que sirva, ni política pública que no esté relacionada con el concepto de la corrupción. La estigmatización de la clase política como la razón de la desgracia de nuestras ciudades es y ha sido la maldición por la que seguimos como estamos. La desestimulación en participar de la construcción de políticas públicas ha sido promovida por el mismo discurso anticorrupción, y es el que mantiene en el poder a los que encontraron en la política la sustitución de la mentalidad traqueta heredada del narcotráfico.

Hemos caído en una parálisis cerebral que no nos permite ver la infinidad de oportunidades que tenemos en ese mar de necesidades, y lo que es peor criticamos, insultamos y difamamos de nuestros gobernadores sin ni siquiera proponer una, aunque sea una ínfima idea. Creemos que solo es responsabilidad de nuestros dirigentes atender las necesidades de la región, salimos a las calles solo a vomitar insultos y cánticos contra el sistema capitalista como borregos de los discursos novelísticos del socialismo. Pero aquí nadie propone nada, solo se grita asistencialismo, solo se grita: “Mis derechos, mis derechos, mis derechos”, pero nadie grita: “Mis obligaciones, mis obligaciones, mis obligaciones”. Vemos el Estado como ese papá que todo lo debe dar por nada a cambio.

¡Paremos ya! Si vamos a hablar que sea para proponer, si vamos a gritar que sea para liderar soluciones, si vamos a pintar que sea un cuadro y no un grafiti.

Tenemos el poder de proponer, de participar y de pensar en soluciones para nuestra ciudad.

El único derecho que tenemos es para exigir ideas. ¿Cuál es la tuya?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad