lunes 11 de abril de 2022 - 12:00 AM

El retorno

Image
Columna de
Sergio Arenas

El caos vehicular que vive nuestra área metropolitana no tiene nombre. A la ausencia de una planeación ordenada y con prospectiva desde los municipios y del departamento desde hace muchos años, se le suma ahora la problemática social, en donde una vez adjudicada una obra, ésta no se puede hacer porque la población se opone o los propietarios de los terrenos que se deben intervenir no acceden a entregarlo anticipadamente; generando que los tiempos de entrega de las obras se retrasen y que la ciudad simplemente colapse.

Niños metidos entre el transporte escolar por horas, sobre costos para el transporte de carga y riesgos de accidentes, son algunos de los efectos generados por no tener un anillo vial que responda a las necesidades de los ciudadanos.

Hoy tenemos un problema muy grave: el retorno y los dos puentes peatonales; uno a la altura de Natura y otro a la altura de Zona Franca, que se necesitan en el anillo vial, aún siguen en el limbo a pesar de que el Invías y el contratista han hecho todos los esfuerzo necesarios para que las obras se realicen.

Están destinados 15 mil millones de pesos para las obras. El contratista ya tiene comprado el 80% de los materiales que se requieren, pero la obra no logra su inicio, por una sola razón, los propietarios no acceden a entregar los predios anticipadamente. Cabe recordar que la entrega de los predios anticipadamente no le quita el derecho al propietario de obtener una indemnización justa y acorde a los avalúos comerciales de la tierra, pero esta consideración parece que no es fácil de entender por parte de ellos, quienes tal vez creen que no recibirán pago por la compra de dichos terrenos o que lo que recibirán no llena sus expectativas.

Esta obra fue adjudicada en diciembre de 2020 con acta de inicio en abril de 2021 y seguimos en el 2022 sin que se empiecen a ejecutar.

El riesgo de no ejecutar las obras en los próximos 6 meses, es que los recursos destinados por el Invías se pierdan y se destinen a obras en otros departamentos.

Los santandereanos debemos hacer un pacto, todos queremos vías pero cuando nos exigen pensar en lo colectivo, siempre sale nuestro interés particular y estamos dispuestos a torpedear cualquier proceso de infraestructura. Lo estamos viviendo en la ruta del cacao, en los pajes de San Alberto y ahora en el anillo vial.

Se requiere que los propietarios efectúen la entrega anticipada de manera inmediata y tramiten su indemnización conforme a los procedimientos legales. No hay tiempo de iniciar un proceso de expropiación. Vamos a perder los recursos y las obras.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad