lunes 13 de mayo de 2019 - 12:00 AM

La UGPP nos observa

Se tiene estimado que la UGPP viene por 12 billones de pesos que ha dejado de recibir y que no está dispuesta a perder
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Sergio Arenas

Mirar las notificaciones de esta entidad sobre el escritorio nos genera de por sí algo de nostalgia. Pero no es para menos. El solo logo refleja entre sus líneas una gota de llanto que nos prepara para el sufrimiento.

Los empresarios e independientes no hemos entendido la magnitud del problema. La UGPP viene por nosotros y lo más grave es que no nos hemos preparado, de hecho, el único acto valeroso ha sido refugiarnos con los contadores públicos, tratando de trasladar la responsabilidad del pasado.

Lo único cierto es que debemos prepararnos valientemente ante el tsunami de fiscalizaciones que se avecina, olvidar el papel de víctimas de un sistema opresor hacia el contribuyente y dejar de incumplir nuestra obligación legal argumentando la realidad de un país corrupto.

Se tiene estimado que la UGPP viene por 12 billones de pesos que ha dejado de recibir y que no está dispuesta a perder.

Surgen dos momentos importantes: los últimos cinco años y el presente. Los últimos cinco años requieren de una revisión exhaustiva de los ingresos. Si usted ya recibió una notificación de carácter “persuasivo” es porque ya está en la mira telescópica de la UGPP. Podemos decir que ya es un objetivo militar.

Por eso, es importante que a partir de “ya” normalice el pago al sistema de seguridad social conforme a la ley. Esto no garantiza que no revisen los años anteriores, pero por lo menos tendrá la certeza de no ser sancionado por vigencias futuras.

Al mismo tiempo, usted deberá juiciosamente empezar a revisar su pasado, especialmente los soportes y pruebas que le permitan demostrar, por ejemplo, que sus ingresos no eran suyos o eran producto de un préstamo o facilitó su cuenta para un giro internacional.

La otra noticia importante es que la UGPP tiene la facultad de consultar todas las bases de datos del país, como los giros que se hacen por corresponsales; las millas acumuladas; los pagos en clubes, restaurantes, y hasta los puntos que redimió para reclamar la licuadora.

Por cierto, ¿qué está comprando en este momento? La UGPP ya lo sabe.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad