lunes 10 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Los chinos y la Colombia romántica

Esto sin contar con que Colombia le compra a China el 20% de las importaciones y destina el 11% de sus exportaciones a este país
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Sergio Arenas

Mientras en Colombia seguimos en la discusión de quién manda a quién (derecha o izquierda), los empresarios chinos sigilosamente han llegado al país con el objetivo de quedarse con varios sectores de la economía.

Al parecer, los chinos sí ven a Colombia como el mejor país de Sudamérica. Así lo afirmó Lan Hu, embajador de China en Colombia, cuando dijo: “Colombia es una economía en crecimiento con un sistema político muy estable”.

Esta afirmación es corroborada con la licitación que se ganaron los chinos de la construcción del Metro y del Regiotram de Bogotá. Tienen presencia en Colombia en 80 compañías que funcionan hoy en todos los sectores de la economía, especialmente en los proyectos de energía renovable, en donde los chinos se ganaron cinco de los nueve proyectos más grandes del país; son los dueños de DiDi, la plataforma que supera a Uber en varios países; se ganaron el proyecto de los buses eléctricos de Bogotá; son dueños de Old Mutual (el mercado de los fondos de pensiones) y abrieron Huawei con teléfonos y conectividad, red 5G. Esto sin contar con que Colombia le compra a China el 20% de las importaciones y destina el 11% de sus exportaciones a este país.

Entonces, ¿qué es lo que ven los empresarios chinos de Colombia? ¿Los escándalos de corrupción en la contratación pública abrieron la puerta para que los chinos garanticen que las obras se terminen? Recordemos que la Contraloría General de la República informó que Colombia cerró el 2019 con 1.193 obras inconclusas entre colegios, hospitales, acueductos y otros, que representan alrededor de 8,6 billones de pesos embolatados. ¿Los chinos serán la garantía para que no se roben los recursos de las obras públicas?, o ¿todo es parte de una estrategia para que los chinos estén más cerca de Venezuela por los ideales comunes que tienen?.

Lo cierto es que los chinos no caen en el eterno romanticismo del colombiano que termina inmerso en las discusiones entre Gustavo Petro, Álvaro Uribe y, ahora, Aída Merlano y Alejandro Char. Mientras sigamos en ese estado novelero, otras colonias seguirán conquistándonos.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad