lunes 17 de junio de 2019 - 12:00 AM

Metrolínea sin oxígeno

Los nuevos gobiernos municipales deberán hacer un gran esfuerzo para encontrar una solución radical y sacar a Metrolínea de esta
crisis
Image
Columna de
Sergio Arenas

Según reportes de la Universidad de los Andes, en Bogotá en el día sin carro aumentó la contaminación por el mayor uso de transporte público. Activar todo el parque automotor del sistema de transporte masivo genera el 60% de la contaminación de la ciudad. Esto quiere decir que el uso de los vehículos diésel constituyen la mayor causa de contaminación en las urbes.

En ese sentido, hay estudios que demuestran que nueve de cada diez personas en el mundo respiran aire contaminado.

Es un gran avance la reciente aprobación de la Ley 255 de 2018 de la Cámara de Representantes para mejorar la calidad del aire y reducir las emisiones contaminantes.

De alguna manera contrarresta las 17.500 muertes que anualmente se ocasionan en Colombia por la mala calidad del aire y del agua, pero al mismo tiempo deja sin oxígeno a Metrolínea.

Esta nueva reglamentación tiene como fin promover el uso de vehículos eléctricos, que contribuyan a la movilidad sostenible y a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, y así combatir los efectos del cambio climático.

De conciliarse dicha norma y con la firma presidencial, se empieza a cerrar el tanque de oxígeno a nuestro sistema de transporte masivo, pues en el año 2030 el 20% del parque automotor deberá ser eléctrico, y los vehículos particulares diésel deberán cumplir con la norma Euro IV, regla que exige los máximos requisitos de regulación de emisiones que se conocen mundialmente. Para el año 2035, la totalidad de la flota deberá cumplir con este estándar internacional.

Frente a esta situación, los nuevos gobiernos municipales deberán hacer un gran esfuerzo para encontrar una solución radical y sacar a Metrolínea de esta crisis. El servicio de transporte masivo es necesario; el problema no es de Metrolínea, es de todos nosotros.

La ciudad gana con esta norma, pero le cierra la válvula de oxígeno a nuestro sistema de transporte masivo que sigue en agonía y que con esta exigencia ambiental va a recibir de su propia medicina, se quedará sin oxígeno.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad