lunes 22 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Pocos insolventes

Al contrario de los que afirman que el Gobierno Nacional no supo atender la emergencia, los datos demuestran que todas estas medidas evitaron que muchas empresas acudieron al régimen de insolvencia
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Sergio Arenas

Elrégimen de insolvencia tuvo en el 2020 un protagonismo importante. La crisis económica generada por la pandemia exigió del Gobierno Nacional poner en funcionamiento algunos instrumentos de salvación para las empresas, como la reorganización abreviada, la negociación de emergencia de acuerdos de reorganización y la liquidación simplificada.

Estos salvavidas trajeron una especie de alivio mental para los empresarios, pues de la lectura de los decretos se evidenciaba un procedimiento innovador y rápido, que les permitía suspender el pago de obligaciones no prioritarias, mientras llegaban a acuerdos con sus acreedores, y por otra parte, les daba un tiempo para ver cómo reaccionaba el mercado.

Lo cierto es que el balance entregado recientemente por la Superintendencia de Sociedades evidencia otra cosa. En el 2020 se recibieron 1.292 solicitudes de insolvencia en Colombia, en comparación con el 2019, cuando se recibieron 1.272, lo que quiere decir que solo hubo un incremento del 2%.

Este incremento evidencia claramente que los esfuerzos del Gobierno Nacional sí funcionaron. Apostarle a que el sector de la construcción se reactivara con prioridad, lo que significaba activar 34 subsectores de la economía, los programas de apoyo y protección al empleo formal (Paef), los pagos prioritarios al sector de la salud, el programa de acompañamiento a deudores, las medidas dadas al sector de restaurantes y bares como lo fue la exención del IVA y del Impoconsumo, los auxilios en anticipos de renta, las líneas de crédito Bancoldex, la suspensión de la sobretasa de energía y el haberle entregado la facultad a los municipios para que diseñaran las estrategias de reactivación, sirvieron para que el porcentaje de los procesos de insolvencia solo subiera un 2%, cifra inesperada, pues los cálculos eran catastróficos.

Al contrario de los que afirman que el Gobierno Nacional no supo atender la emergencia, los datos demuestran que todas estas medidas evitaron que muchas empresas acudieron al régimen de insolvencia. Las que no acudieron al régimen y cerraron sus puertas probablemente tenían problemas estructurales que nada tenían que ver con la emergencia sanitaria.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad