lunes 29 de marzo de 2021 - 12:00 AM

Populismo

Lo más grave que genera el populismo es la afectación a la estabilidad monetaria de un país, al equilibrio fiscal y el irrespeto de la ley
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Sergio Arenas

Entendiendo el populismo como una tendencia política que pretende atraer a las clases populares, podemos afirmar que el populismo no tiene nada que ver con los sistemas de gobierno de izquierda, centro o derecha como erróneamente se piensa; sino sobre la relación que existe entre las promesas de los candidatos en campaña y el respeto al marco normativo de Colombia, que en nuestro caso es un Estado Social de Derecho que tiene dentro de sus principios democráticos proteger a todas las personas, en su vida, honra y bienes.

Un ejemplo es la última propuesta de Gustavo Petro de restringir la repartición de dividendos a los propietarios de los bancos por estar actualmente en un momento de crisis y empobrecimiento generalizado, producto de la emergencia sanitaria.

Esta propuesta viola la ley y el derecho a la propiedad, pretende restringir la libertad económica y afecta ostensiblemente el libre desarrollo empresarial, lo cual podría generar un éxodo de empresarios a otros países con sistemas jurídicos más estables. Esta propuesta genera más votos para Gustavo, pero también más pobreza de la que pretende solucionar.

Lo más grave que genera el populismo es la afectación a la estabilidad monetaria de un país, al equilibrio fiscal y el irrespeto de la ley; pues el afán descomunal de obtener votos asociado al anhelo irracional de tener el poder, lleva a que los candidatos populistas desarrollen propuestas políticas pero no económicas, aunado a la proliferación de caudillos en donde las ideas fueron reemplazadas por las personas y las coaliciones.

Lo absurdo de estas propuestas es que se basan en quitarle a alguien para darle a otro, pero no sobre un sistema económico que permita construir sostenibilidad y bienestar social a partir del respeto a las reglas de la propiedad privada y al libre mercado.

Lo que diferencia una sociedad justa de una injusta, es el respeto a la ley. Es por esto que las propuestas más acertadas para las elecciones del 2022 serán las que propongan soluciones sociales partiendo del respeto a la ley, a la protección de la empresa, a la propiedad privada y a la libre competencia.

El resto es populismo.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad