lunes 22 de agosto de 2022 - 12:00 AM

Santander por fuera del radar

Preocupa entonces la relativa autonomía que tienen los ministros en este gobierno, pues es casi inconcebible que un hijo de Barrancabermeja quiera debilitar la tierra donde nació.
Image
Columna de
Sergio Arenas

Después de 15 días de la posesión de Gustavo Petro, Santander sigue preguntándose si estará dentro de la agenda del nuevo gobierno.

En principio se podría pensar que sí. Con el nombramiento de Patricia Ariza como ministra de Cultura y Guillermo Reyes como ministro de Transporte darían un parte de tranquilidad sobre el futuro de nuestro departamento, sobre todo en la cartera de Transporte al tener a un barranqueño que conoce la importancia de la industria del petróleo para Santander y la necesidad de habilitar en el menor tiempo posible la navegabilidad del río Magdalena

Sin embargo, resulta preocupante que Guillermo Reyes haya dicho que trasladará la sede de Cormagdalena a la costa Caribe, desconociendo la importancia logística de Barrancabermeja para Colombia.

Preocupa entonces la relativa autonomía que tienen los ministros en este gobierno, pues es casi inconcebible que un hijo de Barrancabermeja quiera debilitar la tierra donde nació.

El gobierno central no puede desconocer que en Barrancabermeja está ubicada la refinería más antigua del país, en donde hoy se produce el 50% del combustible de Colombia y en donde se logre habilitar la navegabilidad del río Magdalena en sus 668 kilómetros, 50 municipios se conectarían con el mundo y 1.500.000 habitantes tendría mayor y mejor movilidad, lo cual se convierte en bienestar social.

Por eso debemos preguntarnos ¿Es la declaración de Guillermo Reyes una orden de Gustavo Petro que quiere beneficiar a la costa Atlántica por los resultados electorales que lo llevaron a la presidencia?

Si Barrancabermeja es el corazón de Colombia, el punto interior de conectividad fluvial más importante del país, ¿por qué debilitar sus instituciones dando este tipos de declaraciones?

El ministro Guillermo Reyes tiene una misión no solo por Santander, si no por Colombia, reivindicar a Barrancabermeja como el principal puerto de Colombia no por capricho, sino porque el río Magdalena es el único camino para lograr potencializar las zonas rurales que tanto promueve el gobierno Petro.

Esperemos que el apoyo lógico brindado por los santandereanos a la campaña de Rodolfo Hernández en la recta final a la presidencia no sea la excusa perfecta para mantener en el olvido a nuestro departamento.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad