lunes 16 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Vivienda de interés cultural

La reglamentación referida permitirá que los propietarios de estos predios tengan la posibilidad de tener beneficios adicionales para proyectar sus bienes declarados como patrimonio cultural.
Image
Columna de
Sergio Arenas

Cualquier propietario que tenga un bien inmueble que haya sido declarado como bien de interés cultural, o que dicho bien se encuentre dentro de su zona de influencia, tiene una carga adicional a diferencia de cualquier propietario del país. Debe mantener y cuidar el inmueble, no lo puede edificar y debe tener en cuenta que su explotación económica es restringida, lo cual representa un verdadero problema para estos propietarios.

La limitación que tienen estos predios responde a una necesidad lógica y es mantener nuestros bienes de patrimonio cultural intactos, dado que ellos representan nuestra historia.

Por otra parte, no resultan tan efectivos los beneficios existentes a dichos inmuebles, como los derivados del artículo 48 de la Ley 388 de 1997; tales, como: compensaciones económicas, transferencias de derechos de construcción y desarrollo y beneficios y estímulos tributarios para los inmuebles de conservación histórica, arquitectónica o ambiental.

Con la expedición del Decreto 651 del 27 de abril de 2022, que adiciona al Decreto 1077 de 2015, único reglamentario del sector Vivienda, se puede afirmar que es un gran acierto de los ministerios involucrados, el reglamentar la Ley 2079 de 2021, respecto de la vivienda de interés cultural (VIC). Puesto que reconocen los valores y potenciales sociales de los saberes locales en torno a la vivienda rural y urbana, genera la aplicación de subsidios familiares de vivienda en las viviendas de interés cultural, promueven la ejecución de proyectos de vivienda en los sectores de interés cultural y la integración de los parámetros culturales en la ejecución de proyectos de vivienda en las áreas urbanas y rurales y fomentan la divulgación, comunicación y educación de los valores y oportunidades de las VIC.

En suma, la reglamentación referida permitirá que los propietarios de estos predios tengan la posibilidad de tener beneficios adicionales para proyectar sus bienes declarados como patrimonio cultural, y los que se encuentren en el área de influencia podrán estructurar proyectos inmobiliarios acordes a la arquitectura protegida.

Un gran paso para la protección de nuestros bienes culturales y sus zonas de influencia que equilibra las cargas de los propietarios y les abre la puerta para darles mayor valor.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad