domingo 03 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Billete en mano

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Sergio Rangel

Con la pandemia, en poco tiempo no habrá dinero circulante. El dinero, una ficción, tiene su límite. Agotado el dinero del Estado, se agota el circulante, y agotado el circulante los particulares echan mano de los ahorros, tienen límite. El Capitalismo según Walther Benjamín, (soportado en una ficción) es una religión. Si no hace milagros pierde confianza y nadie le cree.

Es innegable que hemos vuelto al trueque, al intercambio de bienes y servicios. Sin olvidar que hay una economía subterránea peligrosa derivada del narcotráfico. También una nube de normas inútiles (como en el Estado Comunista), que todo lo entraban. Entidades Estatales innecesarias que contribuyen a la corrupción, habrá que eliminarlas pronto. Lo que sí es Obligatorio en la economía política de un país es “el papelito impreso”, en el que se diga que el respaldo está en oro en el Banco Emisor. El mundo demanda dinero, un medio de pago fácil, invento del hombre. Lo hicieron los políticos, no los economistas, de ahí que la Politica Monetaria, es lo más complejo de la economía.

La inflación, ...la deflación, el gran temor. Términos confusos que no dependen del dinero, sino de una ecuación nada simple: El patrón oro. Cuando ésto pasó al olvido, a los Bancos Centrales les fue imposible detener las emisiones. José Miguel Simian afirma: la inversión extranjera en Colombia es poca, no sería tan catastrófica la inflación si el Banco de la República se decidiera a prender la imprenta y emitiera una gran cantidad de billetes. También muchos economistas consideran que es más grave llegar al pánico por la inexistencia de medio circulante que la misma inflación. No soy economista, y no presumo de dominar temas económicos, pero sí he conocido el miedo de la gente, y la guerra. Antes de que sucedan estos hechos, permitamos que el dinero circule, eso da confianza en el Estado. Se ha dicho que los poetas salvan el mundo. “..que las abejas sigan haciendo colmenas, que el hombre siga imaginando arados, instrumentos, la llave de todo...” Pero que el hombre no imagine la guerra. En conclusión, La Paz es el dinero que circula.

El apreciado Economista y Empresario, Javier Reyes, me envía un escrito interesante sobre “La Economía Solidaria”. Solución a la crisis fruto de la pandemia. Dice, “...existe una tendencia dentro del Cooperativismo a olvidar la doctrina, y pasar a los grandes negocios de la intermediación del dinero, que no es el propósito del cooperativismo. El cooperativismo se inventó en el mundo como un movimiento económico, basado en una comunidad organizada en principios de cooperación, que trabaja para sí misma. El autor del milagro japonés Kawabata la define como la “Economía Fraterna”.

Con la pandemia, en poco tiempo no habrá dinero circulante. El dinero, una ficción, tiene su límite. Agotado el dinero del Estado, se agota el circulante, y agotado el circulante los particulares echan mano de los ahorros, tienen límite. El Capitalismo según Walther Benjamín, (soportado en una ficción) es una religión. Si no hace milagros pierde confianza y nadie le cree.

Es innegable que hemos vuelto al trueque, al intercambio de bienes y servicios. Sin olvidar que hay una economía subterránea peligrosa derivada del narcotráfico. También una nube de normas inútiles (como en el Estado Comunista), que todo lo entraban. Entidades Estatales innecesarias que contribuyen a la corrupción, habrá que eliminarlas pronto. Lo que sí es Obligatorio en la economía política de un país es “el papelito impreso”, en el que se diga que el respaldo está en oro en el Banco Emisor. El mundo demanda dinero, un medio de pago fácil, invento del hombre. Lo hicieron los políticos, no los economistas, de ahí que la Politica Monetaria, es lo más complejo de la economía.

La inflación, ...la deflación, el gran temor. Términos confusos que no dependen del dinero, sino de una ecuación nada simple: El patrón oro. Cuando ésto pasó al olvido, a los Bancos Centrales les fue imposible detener las emisiones. José Miguel Simian afirma: la inversión extranjera en Colombia es poca, no sería tan catastrófica la inflación si el Banco de la República se decidiera a prender la imprenta y emitiera una gran cantidad de billetes. También muchos economistas consideran que es más grave llegar al pánico por la inexistencia de medio circulante que la misma inflación. No soy economista, y no presumo de dominar temas económicos, pero sí he conocido el miedo de la gente, y la guerra. Antes de que sucedan estos hechos, permitamos que el dinero circule, eso da confianza en el Estado. Se ha dicho que los poetas salvan el mundo. “..que las abejas sigan haciendo colmenas, que el hombre siga imaginando arados, instrumentos, la llave de todo...” Pero que el hombre no imagine la guerra. En conclusión, La Paz es el dinero que circula.

El apreciado Economista y Empresario, Javier Reyes, me envía un escrito interesante sobre “La Economía Solidaria”. Solución a la crisis fruto de la pandemia. Dice, “...existe una tendencia dentro del Cooperativismo a olvidar la doctrina, y pasar a los grandes negocios de la intermediación del dinero, que no es el propósito del cooperativismo. El cooperativismo se inventó en el mundo como un movimiento económico, basado en una comunidad organizada en principios de cooperación, que trabaja para sí misma. El autor del milagro japonés Kawabata la define como la “Economía Fraterna”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad