domingo 14 de junio de 2020 - 12:00 AM

Con el pecado y sin el género

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Sergio Rangel

Si Gómez Plata, de Zapatoca ciudad Sacerdotal, en su época hubiese insinuado que el “Sindanapil” o Viagra, resucitador de muertos, (acetaminofén) estaba en su pastilla para la jaqueca (0.k. Gómez Plata) un maremoto se le hubiese venido encima. Por azar lo descubrió el científico Robert Furchgott, quien hizo que 35 millones de hombres regresaran a la felicidad sexual. Murió a los 92 años en el 2019. El laboratorio Pfizer sigue llenando sus arcas. Así son las cosas, no de otra manera.

Platón decía que inventar o descubrir, es recordar. Los colombianos inventamos o descubrimos la marihuana y la coca. La marihuana la trajo a Colombia Rojas Pinilla, “cáñamo” de la India como elemento innovador, para hacer sacos y exportar el Café. Después de muchas batallas contra la marihuana, hemos visto que en el Canadá se legalizó y que Colombia se alista para exportarla con licencia para usos medicinales o para soñar a bocanadas.

La coca es de América. Se usaba por los Chamanes. Un negocio que se extendió al mundo. La guerra del Opio de los Ingleses en China, fue un juego de Cow Boys. Solamente los nuestros fueron con sus huesos al cementerio o a la cárcel en EE.UU. Seguimos con el pecado.

Estas dos drogas además de efectos psicosomáticos dañinos, generaron cambios sociales, que lindan con la política, en los sectores de izquierda que se veían en el espejo soviético. La dialéctica de Lenin: carreteras, ferrocarriles, electricidad. Stalin el desarrollo agrario colectivo, avances de la ciencia y el espacio, Sputnik, Laika, Yuri Gagarin. Sin embargo cae el comunismo a cambio de la libertad. Los jóvenes de la nueva izquierda del mundo se topan de pronto con la marihuana. Un regreso al feudalismo, a la naturaleza, desinterés por la riqueza y el desarrollo, vivir el presente inmediato, artesanos y trabajos manuales, igualdad de género, globalistas.

Con el endiablado alcaloide de la coca, de efectos desastrosos, se sueña. Los jóvenes de Harvard, la Sorbona, Yale, Oxford, lectores de Daniel La Calle, Joseph Stiglitz, Milton Friedman, y otros (incluido Soros y Bill Gates), ‘millennials’ que ambicionan el dinero, la explotación y la extracción inacabables, la innovación, la robótica, la era digital, y muchos de éstos siguen a organizaciones de patriotas ( Innovation Strategy Group).

Adendo: Soldados gringos en Colombia. Algarabia minúscula en el Congreso. Los gringos van por el mundo donde les dé la gana, la informática acabó con los dogmas de soberanía. Los Economisistas creen que vienen a borrar la competencia. Yo diría que es un momento extraño como el Coronavirus 19. Ni supimos cuando llegó ni cuando se va.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad