domingo 04 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

En busca de un “chicharrón”

Image
Columna de
Sergio Rangel

Manera coloquial de decir, buscar problemas. El General Reyes en 1905 siendo Presidente de Colombia decidió dividir el “Gran Santander”, consideró que el poder económico y político de este gran territorio era la causa de las guerras civiles del siglo XlX. Las malas lenguas dijeron que Reyes, de mala fe, buscaba se le otorgara el maravilloso hallazgo petrolero topado en el Magdalena Medio a Roberto Demares, su ahijado de matrimonio, de ahí la llamada “Concesión de Mares”. La realidad del “chicharrón” que se buscó Reyes parece repetirse hoy con Petro Presidente, a quien debe haberle dolido su derrota en el centro del país. Quizás por eso quiere “descuartizar” al Gran Santander. Olvida que el santandereano es independiente y “levantisco”, y que el habitar en topografía aislada les hizo hablarse a gritos de cerro a cerro. Gallegos, murcianos, entremeños, navarros, y una colonización alemana que comienza con Ambrosio Alfinger, Geo Von Lengerke, los Kop, Simerman, Schuarman, etc. Al dividir el Gran Santander, (Santander y Norte de Santander) el golpe económico fue muy grande. Acababa de pasar la guerra más desastrosa de la historia. Se empobreció el comercio y la incipiente industria metalmecánica, que dejó de hacer trapiches para fabricar cañones. Luego vino la colonización del Río Magdalena, copada por gentes orgullosas de su grito “comunero”, de José Antonio Galán, de su pensamiento radical, de su constitucion como Estado Soberano... “El que pisa tierra santandereana, es santandereano”, y de otros principios que nos hicieron únicos en Colombia.

Al Convertir a Santander, como castigo electoral, en un minúsculo departamento suprimiéndole su historia, Petro encontraría un “chicharrón”. No es que de esto resulte una guerra civil como todas las que aquí surgieron en el siglo XlX. Para mí, Petro y sus asesores no han leído la organización Territorial prevista en el Titulo Xl de la Constitución, en donde se prevé que la ley podrá darles “...carácter de Entidad Territorial a las regiones y provincias”. En Título XI el Artículo 287 se dice que las entidades territoriales gozan de autonomía para la gestión de sus intereses, administrar recursos, participar de las rentas nacionales. Todo esto sin crear un nuevo departamento y ofender el orgullo que genera la historia y el sentimiento regional del ser santandereanos. La falsa esperanza de un departamento próspero con capital Barrancabermeja, Gobernador, secretarías, Asamblea Departamental sin funciones, y contralorias, todas las demás ias, etc, es crear pobreza e inacabables pleitos por límites territoriales. Si la intención es como se dice, eliminar a Ecopetrol, quebrándole el espinazo y reenterrar el combustible fósil, Petro se va a topar con un verdadero “chicharrón”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad