Publicidad

Sergio Rangel
Miércoles 17 de enero de 2024 - 12:00 PM

Historia antigua del origen del comunismo

Compartir
Imprimir
Comentarios

Se ha dicho, que el vino y el whisky son los creadores más grandes de genios, después de Dios. Es posible, siempre que se beba con moderación. Pero ¿qué es beber con moderación? Ahí está el detalle. “Moderación” es una palabra infinita. Sobre todo para los políticos. No debería hablar del tema, dirán mis lectores, ya que UD fue político. No robé, es la verdad. Pero descubrí algo. Para ser político hoy se requiere como lo dice el escritor español, Antonio Muñoz Molina, “...de perfección y cautela”. Y como estamos en un mundo de “vigilantes, dotados del don de la ubicuidad y de la invisibilidad, que al entrar en el bosque no se mueva ni una hoja, y que en el agua no provoque ninguna ondulación” Es decir, como lo hace Petro, con indolencia y sabiduría, que es el hacer no haciendo, pero crea el alboroto, y del alboroto se escurre y desaparece, no solamente él sino las cosas. Ahora se le ocurrió que va a abaratar la carne, acabando con los mataderos de vacunos centralizados, y vigilados con tecnología de punta, etc. Para pasarlos a mataderos municipales, de otrora, en donde se sacrificaban sin control animales enfermos, o fruto de abigeato, encareciendo gastos a los empobrecidos municipios. Lo peor de todo es que el 90 % de los Municipios de Colombia no tienen PETARES y vierten los desechos a quebradas y ríos. También, a pesar de ser Colombia un país de ríos, un alto porcentaje de sus municipios tiene dificultades para surtir sus acueductos.

En alguna oportunidad escribí sobre los orígenes del “mesianismo comunista”. Había encontrado dos joyas aplicables a los países que siguen empeñados en meternos el “Comunismo” a la brava, a pesar de ver todos los fracasos del mundo “comunista” . Historia del pensamiento económico de Murray. En 1535 en la ciudad Alemana de Munst un clérigo le propuso a un amigo de apellido Bochelson que aceptara ser proclamado rey. No rey de la ciudad sino rey del mundo. Su amigo dijo que era modesto. Sin embargo a los pocos minutos aceptó, diciéndole al clérigo que... el que se le opusiera recibiría muerte por espada. Como primer ministro nombró a un herrero de nombre Knip quien había manifestado poder convertir el hierro en oro. Los demás ministros fueron por el estilo. Se prohibieron alimentos como el pan, que el pintoresco rey consideró superfluos. Sitiada la ciudad por los romanos los habitantes hambrientos protestaron ante la loca promesa de que verían los adoquines de las calles convertidos en pan. Como ésto no sucedió les gritó que “el pan era espiritual”

Para acabar este cuento del más antiguo origen del “comunismo” , a este Bochelson los romanos lo enjaularon con sus ministros y murieron en la torre de la iglesia comiendo pan espiritual.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad