domingo 18 de julio de 2010 - 10:00 AM

Investigación Histórica

Dos libros para comentar  en  un domingo seguramente frio y lluvioso en el momento en que nos aprestamos a las celebraciones del bicentenario. Historia de las Constituciones del Gran Santander, de Gustavo Pinzón González y Las Sociedades Democráticas y sus influencias en la Conformación de los Partidos Políticos en Colombia. Investigación esta última adelantada por Mónica Cabarcas Consuegra, Raúl Correa Díaz, Yolanda Duran Hernández, Gabriel Gómez Quijano, Pablo Jaimes Lagos, estudiantes de la Unab, dirigidos por su profesor de Ideas Políticas, Gustavo Galvis Arenas.

Sorprende la edición impecable de estos dos textos efectuadas por editoriales de Bucaramanga, Armonía Impresores y SIC Editorial. No pretendo sentar cátedra al comentar el libro del Profesor Gustavo Pinzón, simplemente me llena de orgullo saber que en nuestra tierra se investiga, que la universidad no es  solamente el refugio de académicos pensionados con nostalgias de juventud que se revitalizan con la risa y el brío de  los jóvenes. En la Universidad de  Santander se estudia y se investiga como en las mejores del mundo. Estos dos libros me causaron gran alegría. Recordar la historia política en estos dos textos, es volver a sentir lo que vibró en nuestro ser, recordarles a compañeros de otras regiones, que  Santander había sido la cuna del pensamiento libertario. Una  utopía, una gran cruzada de ideales en busca de la verdad que nos llevó a incontrolables guerras civiles. Veintidós constituciones desatadas luego por los mismos que las idearon un día.

En el texto de las Sociedades Democráticas reencuentro ideales de redención que en el país tomaron un rumbo social y económico diferente al recorrido en el mundo de la sociedad industrial y capitalista. Aquí, en Santander,  culmina con Los Pico de Oro, en un burdo asesinato de folclóricos ciudadanos alemanes que bebían y alborotaban la ciudad de Bucaramanga. El final de Melo en Centro América frente al pelotón de fusilamiento, fletado a una revolución ajena, resume patético de las contradicciones  políticas nuestras, liberales reaccionarios y conservadores de avanzada, Florentino González y Ambrosio López, se encuentran en las filas de ambos partidos. Una apreciación desprevenida al cerrar las páginas de estas dos investigaciones.

Concluyo  que los colombianos como la mayoría de los países de origen hispano, vimos en las Constituciones, la fórmula sacrosanta para conseguir la felicidad y encontrar el ¿qué eres? Siempre en busca de una Constitución, energía reunida en un compendio de normas, solución a todo. Hoy desembocamos después de 200 años de guerras en una absurda Constitución casuista, (una de las de más artículos del mundo 380 art), y estamos pensando hoy en nuevas reformas y en que todavía no hemos previsto todas nuestras conductas posibles. En el Radicalismo vimos el gran experimento para encontrar la libertad, creo que todo fue una discusión de orates. Lo que los radicales buscaban, Kan lo sabía, 'la libertad es lo único innato en el hombre'. Entonces ¿para qué buscar la libertad como un don perdido con la despreciable irracionalidad de secta? Guerra en lugar de diálogo y convencimiento fue la consigna de 200 años de República.  

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad