domingo 31 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Pajaritos de oro

Es un decir  popular que se expresa cuando las ofertas son exageradas. Me pintó pajaritos de oro, dice el obrero de su patrono. O la muchacha, cuando el enamorado la pretende para que se vaya a vivir con él. Así parecen las promesas de ISAGEN  con la comunidad afectada por la obra de la presa del Río Sogamoso. En días pasados el Senador Oscar Reyes convocó en San Vicente un foro para discutir con las comunidades el proyecto. Fue un verdadero caos.

La gente estaba airada y tiene razón. Es que el Estado siempre ha incumplido, setenta veces siete por siete multiplicares, como lo dice la Biblia. Prometer para meter y después de haber metido no cumplir lo prometido, el estupro, parece ser la constante. Que van  ha haber miles de empleos. Que les vamos a hacer carreteras. Que puentes. Que les daremos fincas.

Nada de eso se cumplirá después de  los atropellos. O si no miremos las zonas carboníferas. El desastre ecológico de la Jagua de Ibirico, la contaminación, las carreteras son  cráteres, ninguno de los municipios tiene agua potable, cero reforestación a pesar de existir compromisos firmados con las compañías extractoras. Yo recuerdo las grandes esperanzas con la presa de la Hidroeléctrica del Río Lebrija. Se dijo que sería un embalse para generarle a Santander grandes desarrollos y resultó un fiasco. La extrema sedimentación del río hace que las turbinas se deterioren demasiado pronto, haciéndola casi inútil.

Se dijo que allí habría deportes náuticos y pesca, los únicos que se divierten allí son los gallinazos al acecho de los  cadáveres que flotan. Con lo del Sogamoso puede pasar lo mismo. Su afluente, el Río  Chicamocha, es el río con mayor sedimentación en el país, arrastra miles de toneladas de tierra por escorrentía de las montañas desprotegidas por donde corre. Amén de las inmundicias que le vierten a su paso todos los municipios boyacenses desde su nacimiento. ¿Se está reforestando la cuenca? ¿Se está controlando el vertimiento de desechos?   

Entonces ¿cuál pesca y cuáles deportes náuticos en un espejo de aguas sedimentadas y muertas por falta de oxigeno? He venido indagando y nadie me responde. ¿Cuál es la diferencia de caudal del  último aforo y el que se hizo hace 50 años? Las aguas se han mermado dramáticamente desde aquella época a hoy en un 40% y eso nadie lo advierte. Es posible entonces que en unos años estemos viendo un gran desastre, una represa seca. ¿Qué pasará en los veranos con la vertiente después de la presa?, ¿habrá agua o no? Cuando abran la presa para descolmatarla, ¿qué pasará de ahí para abajo, quién responderá por los daños ictiológicos, quién podrá pescar? Pregunto si Cormagdalena ha intervenido.

El Río Sogamoso es el mayor afluente del Magdalena después del Cauca. ¿Que pasará aguas abajo con las ciénagas de Montecristo, Yariri, Paredes, etc, cuando las aguas del Sogamoso ya no las 'embuche' con las crecientes y se sequen? El desastre es de magnitud incalculable.  Hoy todo se reduce a que vamos a tener 800 megavatios para vender, y vamos a tener trabajo para los sin empleo. Todo eso es cierto. También es cierto que el desastre ecológico y el impacto por desarraigo de las comunidades no se remediará en mil años. La gran pregunta entonces es, ¿se hace o no la presa? Ojalá no se hiciera, ya que tenemos suficiente carbón para termoeléctricas. Pero si se hace, que se cumplan antes los compromisos para que después no nos hagan pistola.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad