domingo 02 de enero de 2022 - 12:00 AM

Santandereano vota santandereano

xxx
Image
Columna de
Sergio Rangel

El tema electoral es actual por ser el futuro de muchos años. La pandemia, a pesar de la gravedad, ha pasado a segundo plano. Oímos a los candidatos a la presidencia que se refieren al “crecimiento” económico. ¿ A costa de qué y hasta dónde? Es una feria de ilusiones en la que el elector cae siempre en la trampa. Vender ilusiones es lo más productivo en el proceso electoral. No digo que sea fácil porque se tienen que tener atributos, dialéctica y una buena dosis de temeridad. Petro empaca gruesas sumas de dinero, en bolsas, que seguramente algún buen samaritano le dona para que le retribuya después con un jugoso contrato. Todo esto lo cuento porque a mí en una época me dio por hacer política. Y dentro del Partido Liberal topé con personajes interesantes. Unos por su audacia, parecían trapecistas de circo y otros simples promeseros, en donde había un gran vacío, no existía interés por la dirección de la historia y la política era su “modus vivendi”, sin ética, sin tener en cuenta el hacer productivo. Todo eso me cansó y continúe en el ejercicio profesional como abogado y mi vocación de agricultor me llevó a los desarrollos de lo que había sido de mi padre en el Río Magdalena. Sin embargo, siempre quise opinar. Estoy por eso desde hace más de 30 años escribiendo en Vanguardia, el diario que me ha sabido soportar.

Ahora bien. Me he enorgullecido de ser santandereano. Por eso, al ver a Rodolfo, un santandereano de candidato a la Presidencia, con la fuerza apasionada de la santandereanidad, con su habla ‘campechana’ a lo ‘trapichero’ piedecuestano, pensando en el futuro de este país, dejando su tranquilidad de próspero empresario para meterse en el lodazal de la política, una fatigante y tenebrosa tormenta de truenos y relámpagos. El loco de la plaza apareció gritando “busco a Dios , buscó a Dios” . Dios ayúdeme a quitarles las chequeras a estos sin vergüenza que se están robando la plata. Dios, lo que quiere la gente es trabajo no quieren que les regalen nada. Dios, que se acaben las mentiras... no mentir. (Santander el segundo departamento en el país en ‘elefantes blancos. Dios, quieren manejar al país sin haber hecho de sus vidas nada, ni una empresa, nada, generales de caballería sin caballos. Todo lo reducen a proyectos. Hay es que cerrar el chorro. ¡No robar!!!!

Por todo esto creo que la consigna es: santandereano vota por santandereano. Con un 1’400.000 santandereanos habilitados para votar, Rodolfo, pasaría sin segunda vuelta. Usted decide. Podría ser el único presidente santandereano en más de un siglo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad