domingo 13 de junio de 2021 - 12:00 AM

Sin tapaboca o “El alfil caído”

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Sergio Rangel

¿Qué hubiese pasado en el país, si el Señor Vargas Lleras no advierte al Presidente Duque la barbaridad que cometió el Viceministro Juan Camilo Restrepo, hoy Alto Comisionado de Paz, al... dejar que el comité de paro (autonombrado) dispusiera quién podría, o no, zarpar del Puerto de Buenaventura, y meter la nariz en los “containers” y bodegas?. Es impensable. Podrían haber entrado miles de armas de todos los orígenes, pagadas con clorhidrato de cocaína.

El Exviceministro, pareciese sacado del “bazar de los idiotas”. Me niego a pensar que fuese tentado por miles de dólares.

Las causas. Hay que saber que en Colombia se inventó una economía (subterránea) perfecta. El “polvo blanco” diferente al papel moneda, que se sale de todas las teorías económicas tratadas por Adán Smith, David Ricardo o Thomas Malthus y es superior a los bitcoins, monedas digitales, o criptomonedas inventadas por Satshi Nakamoto de quien nadie sabe nada. Nosotros, cruce de guerreros del Mío CID, mitad gitanos, expertos en chicanería y cartomancia, berberiscos y castellanos, indios caribes, canibales, dóciles ladinos de los altiplanos neblinosos, raza indefinida, mágica y cruel. Inventamos un sistema de pago que escapa a las garras del sistema financiero mundial, (marihuana y coca prensada). Es una realidad. A toda realidad debe dársele un tratamiento real.

Al tema de la marihuana y la coca siempre se le respondió con violencia. Así parieron los monstruos que hemos tenido, y las dificultades que van para medio siglo.

En el 2.000 surgió la idea de cultivar la marihuana y la coca bajo invernaderos legalizados, comercializándose la producción con laboratorios extranjeros, que la transformarían en drogas utilizadas en la neurociencia. Cura del dolor, ansioliticos, alteraciones del sueño, dolencias psicosomáticas, etc. Esa maravillosa idea ya experimentada en el mundo, se perdió en Colombia en el laberinto de la burocracia incompetente y corrupta. Requisitos, trabas y “mordidas”. Nadie logró obtener licencia para el cultivo legalizado. A cambio expidieron normas débiles y provisionales. Así vamos en la discusión de erradicar a mano o con “glifosato”.

Como consecuencia, las marchas financiadas por el narcotrafico, dirigidas por anarcosindicalistas, vándalos, montonera y destrucción. ¿En plena pandemia? ¡Es un crimen de lesa humanidad! Un crimen de guerra, que deben juzgar Tribunales Internacionales.

Los estudiantes en pandemia y sin clases, se alistan de “gancho ciego” a morir, tamboras y trompetas de guerra sirven a la estrategia electoral de Petro. Narcisista, ídolo de barro, el “Alfil Caído” ... un pasado y presente que espanta. Sueña ser dictador socialista. Expropiar y reprimir las libertades.

Adenda: ¿Será Vargas Lleras el Presidente que Colombia necesita?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad