Publicidad

Sergio Rangel
Jueves 25 de enero de 2024 - 12:00 PM

Soy de aquellos que andan buscando un lugar” (Julio Iglesias)

Compartir
Imprimir
Comentarios

Llegué a Zapatoca un día por invitación de Alfonso Gómez Gómez. Me mostró una casa que fue de Lengerke y que estaban reconstruyendo. Terminé comprándola y viví allí 25 años. Zapatoca, pueblo importante en todas las épocas. De calles silenciosas y soledades. Solamente los cascos de un caballo que trotaba sin prisa interrumpió el silencio, y la figura atrevida y bella de una muchacha en “cortos” hizo se abrieran postigos y ventanas. Todo era silencio. Perturbado en el verano por las chicharras que desde el parque con su canto pedían la llegada de la lluvia. Han pasado 25 años de paz y monotonía.

Leyendo Vanguardia un domingo, me entero que a Zapatoca le han otorgado la distinción del pueblo más “bello del mundo”. Depronto el silencio desapareció. Llegó el rugir insoportable de motocicletas en contravía y pitos estridentes de carros abriéndose paso. Gritos a un viejo que transporta a sus espaldas un exagerado bulto de yucas. Hoy el pueblo es un bosque impenetrable de rugidos. Las palomas asustadas buscan la paz en otros lugares. Encuentro en la noche a Lengerke sentado en el andén y me hace señas con su mano de que me acerque. Conversamos un rato de sus aventuras y amoríos. Un borracho espanta una lechuza y un murciélago vampiro. El camino de madrugada queda abierto para quienes decidan arriesgarse a un atraco.

Estaban equivocados los judíos “Cefarditas” pensando haber llegado por allá en aquel lejano 1.600 a la tierra “prometida”. No existe ninguna tierra prometida.Todo lugar es un lugar de lucha y de utopía. Nunca hubo esa época bella y de ensueño. Todo muere, nada es eterno. Hoy estamos enfrentando a un mundo abismalmente nuevo. La “orgía de la modernidad”. Los valores son otros, impertinencia, osadía, intensidad, el mal gusto. Un aviso cuelga de una pared : ..“ hamburguesas todo el día “ Y el de un hotel “aquí si vuelvo” Sin embargo, podemos comernos en el parque una crocante oblea repleta de arequipe y mora. Ojear las páginas amarillentas de los viejos libros que vende Farolito. O el riesgo de un escupitajo de paloma extraviada.

Una muchacha se recoge el vestido de novia y corre escaleras arriba al templo. Al llegar los que están en el atrio la aplauden. No nos acordamos que al final de la fiesta no tenemos agua. Jesús Acevedo el Alcalde “sorpresa” tiene claro que debe invitar urgente al nuevo gerente de la CAS, al Cardenal Luis José Rueda. Vanguardia, El Frente, la Radio, todos a una. Que los bautizos sean con agua limpia y los novios se puedan bañar. La quebrada del Ramo, la Perdida, la Ramera o la Putana, es la misma que se va relajando, tiene agua suficiente pero hay que vigilarla.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad