domingo 30 de octubre de 2022 - 12:00 AM

“Vámonos, porque aquí no nos quieren”: Simón Bolívar

Image
Columna de
Sergio Rangel

Las noticias atropellan en un mundo en donde no hay tiempo para el análisis. ¿Qué hacer? (Lenin) En sus lecturas de táctica y estrategia, Petro no se equivocó. La unión de muchos grupos le dio resultado electoral. Tampoco olvidó que sus éxitos electorales eran diferentes a poder gobernar. Y que según lo recomendaba Lenin, su autor preferido, el éxito era tener un partido pequeño. Las montoneras no funcionan, se alborotan, las alianzas se revientan al poco tiempo por burocracia o por “egos”, por conveniencias. Gaviria se larga, no nombraron al hijo. Los “verdes” con Ángela María Robledo, se confunden en la realidad del petróleo y el carbón, y su poco peso en el Congreso. Gustavo Bolívar se va porque sintió algo “pierna arriba”. En Colombia puede no haber justicia, pero sí juridicidad. Al “Comandante” de la “primera línea” lo absuelve un fiscal de papel, pero un Magistrado de la Corte no... No se atreve. Petro no es tonto, él no puede quedar como promotor de la “Primera Línea”, de un falso e injusto (derecho de rebelión) porque la historia se lo cobra. El profesor José María Oscadequi, (Español) en mi época de estudiante, publicó un librito sobre el Derecho Indiano. Desde la colonia existió legislación en defensa del indígena, por eso afirmo que en Colombia puede no haber justicia, pero hay una tradición jurídica de infinito peso, la “juridicidad”. Pesa como una montaña. Por las armas nunca se llegará al poder. Y así le tocó a Petro. Muchos pensarán que estoy de petrista. No me pasé al petrismo. ¡No! Es que Petro, no seamos ilusos, no se cae con el deseo. Las realidades son otras. Tomarse la junta de Ecopetrol era previsible, y con Saúl Kattan allí, tiene una junta de bolsillo. No es tonto. Revolver el petróleo con el aceite de la palma, el jugo de la caña, el carbón, con lo que dijo iba a hacer melcochas, era enterrarse la espada de Bolívar en el ombligo. Lo que dijo en la ONU, causó escándalo. Pero lo repito, no es tonto. Decir que la política contra la droga había fracasado es una verdad. De lo contrario los mismos gringos se hubiesen llevado a Petro en un avión como a Noriega o como a Ricardo Martinelli capturado y regresado en otro. En Estados Unidos más de 20 Estados tienen legalizada la venta de marihuana, genera 24 mil empleos y 4.200 millones de dólares y el alcalde de la Gran Manzana, Eric Adams, invertirá allí 5 millones de dólares en promocionar su venta. Petro y todos sabemos lo que le podrá suceder al país en esta crisis económica mundial. Por eso va a legalizar la marihuana y después la coca. Lo hará con la farmacopea. Hay que saber también que el mundo se llenó de perros. Pero son pocos los que recogen los excrementos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad