martes 25 de octubre de 2022 - 12:00 AM

... “ y el ladrón era el juez municipal.” Poema del Tuerto López

Image
Columna de
Sergio Rangel

La administración de Puerto Wilches, como lo dijo la Unidad de investigaciones de Vanguardia, está bajo la lupa de esa unidad porque los contratos y las obras para la mitigación de los efectos de las crecientes y los dineros para vías, no corresponden a las sumas que se suponen gastadas. Pero ya se encontrarán las conclusiones. Tampoco tiene explicación que las autoridades policiales (un batallón de carabineros) y judiciales, den pie con bola en ninguna investigación y la población parece estar en manos del hampa. Nadie se explica cómo estando el cuartel de la Policía, la Alcaldía y la Fiscalía, a unos metros del Banco de Bogotá, lo asalten unos invisibles y nadie se dé cuenta. Ante ese desamparo los Bancos amenazan con cerrar sus instalaciones en el Municipio de Wilches. La desprotección es total. Vacunos y búfalos desaparecen sin respuesta de ninguna autoridad. Una pareja de abigeos y estafadores, totalmente identificados por la familia Cruz y otros víctimas de los delincuentes, Yolanda Paba y su concubino Yeison Agames Garcia, a quienes se les encontraron la carne de reses hurtadas en congeladores de su casa de habitación (casa del cual se apropiaron en forma dolosa) la fiscalía de Wilches las mantiene en libertad. Son numerosas las gentes propietarias de ganados pero que por miedo no se atreven a denunciar. Lo gracioso de este entuerto es que inmediatamente concurren a colocar “ Tutelas” por ataques a su buen nombre, y las que las autoridades reciben presurosas a manera de intimidación contra sus denunciantes. Como abogado con tercera profesional bastante antigua # 9746 y a mi edad de 80 años, me atreví a formular denuncia penal contra estos sujetos y llevamos 5 meses sin tener noticia del titular de la fiscalía, Julian Enrique Duarte Silva, profesional en cuyas manos desaparece mi acción penal . Este pueblo de ensoñación, que lo fue con los barcos atestados de viajantes de comercio por el Río Magdalena. Con uno de los ferrocarriles que desaparecieron cortando sus rieles en trozos para las siderúrgicas particulares. Es el Municipio con el mayor hectariaje en Palma de aceite del país, que surte las mezclas del ACPM para que no sea contaminante, y necesarísimo en las cocinas de miles de hogares. Esta hoy en manos del hampa. El robo de fruta y fertilizantes es otro desangre de la zona. ¿Qué hacer? Así parezca inútil en un país enfermo, porque no hay justicia. Enviar a los Gerentes de las Empresas de Palma a una reunión de Fedepalma, con el ministro de Justicia, el Procurador, la Señora Fiscal y con las Autoridades Departamentales, para que se le tenga el cuidado necesario a este Municipio, al que se le dotó de un cuerpo de Carabineros, y fiscalía, que se quedaron en papeles.

serranco1@yahoo.com

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad