domingo 10 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Los niños domados por el “profe”

Escuchar este artículo

William Kamkwamba, es un malauí (África), que en 2002 cuando tenía 14 años, construyó un aerogenerador de energía con piezas que encontró en un basurero.

Esa solución de energía llevó a que su familia y luego muchas otras comunidades, pudieran regar los cultivos agrícolas de los que vivían. Antes de hacer el aerogenerador, la familia de Kamkwamba pasó muchas necesidades, porque las condiciones meteorológicas de la zona donde vivía, adversas desde donde se mire, acababan con las plantaciones y, por tanto, con la posibilidad de vender algo y de comer.

La vida de este hombre estuvo marcada por la hambruna, la falta de educación, la corrupción en su país, pero decidió usar su creatividad de adolescente, luego de leer un libro en una pobre biblioteca de su pueblo: Usar la energía. Él usó su ingenio y puso en marcha a una gran región africana.

Kamkwamba se volvió famoso luego de que alguien conoció su historia, la sacó en los medios, recibió una beca para estudiar en su África natal y luego se diplomó en los Estados Unidos. Escribió el libro: El Niño que domó al viento (ediciones B) y Netflix ofrece una película basada en su autobiografía.

La de William es de esas vidas que lo reconcilian a uno con la humanidad que viene. No es el único y ojalá se multiplicara por miles. La adversidad a veces nos puede llevar a una actitud autocomplaciente y esperar a que los otros (padres, amigos, sociedad, estado, etc.) nos solucionen los problemas, y muchos pueden gastar su vida en esa espera, sin convencerse de que a veces hay que dar el primer paso para conseguir que las cosas cambien.

Yo me pregunto qué futuro tendrán los niños de las escuelas y colegios públicos en Colombia, a los que sus maestros no están convocando a usar su creatividad e ingenio en las aulas y fuera de ellas, sino a que porten carteles con mensajes como “salvemos a la JEP”, “mejores salarios para nuestros maestros”, o “necesitamos un sistema de salud que privilegie a nuestros maestros”.

¿Otra generación despistada? ¿Como esa que se educó en libros que decían que el patrón es un esclavista?

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad