domingo 03 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Migrantes (Venezuela)

En la gran mayoría de venezolanos que me cruzo en las calles, los semáforos, atendiendo en locales comerciales, encuentro mucha dignidad. Tratan de trabajar, vender lo que pueden para subsistir, especialmente en Bogotá, Medellín y Bucaramanga, a donde ha ido a parar el gran porcentaje de los más de 1 millón 200 mil venezolanos que dice migración Colombia llegaron a nuestro país.

Sin tener muy claro qué va a ocurrir en Venezuela, en la definición política, han sido muchos los esfuerzos que han hecho países como Colombia y Perú y las administraciones locales, para que quienes han migrado (los de buenas intenciones, porque ya se ha expulsado a mil 400 ciudadanos venezolanos de suelo colombiano) no pierdan esa dignidad, que es lo único que les está quedando.

Porque si tienen la oportunidad de retornar (como lo quiere el 90% de quienes han migrado*) van a tener que pasar por lo menos dos generaciones antes de que puedan reconstruir lo que les deje el puñado de orates que hoy los gobierna.

En Venezuela no hay posibilidad de saber nada, porque no hay una sola cifra oficial que pueda ser contrastada con la realidad. Esa realidad de la que dan cuenta entidades como el Consejo Nacional de Comercio, que estima que a 2018 se habían cerrado 500 mil empresas de las 830 mil que había inscritas en 2002. También entidades externas, del “imperialismo”, al decir del señor Maduro, aseguran que la pobreza pasó del 40,4% en 2014, al 87% en 2017.

El 20% de los venezolanos han abandonado su país.

A muchos colombianos a veces les molesta esta invasión de vecinos, no obstante, no se nos puede olvidar la gran migración de profesionales de aquí hacia Venezuela en los años 60 y 70 del siglo pasado. Y profesionales son, en su mayoría, los venezolanos que llegaron espantados por los resultados del socialismo del siglo XXI (el 60%) y si se quiere, la mayor fuerza laboral y productiva que va a tener que reconstruir a su país cuando cese la horrible noche.

*https://cpalsocial.org/documentos/570.pdf

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad