sábado 04 de julio de 2020 - 12:00 AM

A Santander no le han cumplido

El plan aprobado por el Gobierno no se ha cumplido y solo se han hecho entregas en ciudades como Bogotá...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Victor Castillo

Difícil entender el comportamiento social de nuestros países occidentales, especialmente los latinoamericanos, frente a una amenaza real como la pandemia del COVID-19, que a hoy ha infectado a más de 11 millones de personas en el mundo y ha dejado casi 600.000 muertos. Colombia ayer superaba los 110.000 infectados y llegó a 4.000 fallecidos. Estamos escalando al sexto lugar de los países con mayor mortalidad en un día y nos ubicamos entre los veinte países con mayor número infectados.

En Santander es muy preocupante pasar de 275 a 812 contagiados y de 8 a 17 fallecidos, con una tasa de crecimiento muy superior a la del país. Todavía hay gente de todas las clases sociales que niega la gravedad de la pandemia. Nuestros hospitales tienen hoy una ocupación muy importante de pacientes COVID, hecho que llevó a la Gobernación a declarar la alerta naranja.

La ampliación prometida para cubrir las necesidades no se ha dado. El plan aprobado por el Gobierno no se ha cumplido y solo se han hecho entregas masivas de equipos en ciudades como Bogotá, Barranquilla y Cartagena, entre otras. El Gobierno, al parecer, solo responde al irresponsable chantaje de cerrar la economía con otra cuarentena como lo hizo la alcaldesa de Bogotá. Así las cosas, el panorama es sombrío y podemos estar colapsados en un par de semanas. Es claro que aquí algunos se comportan de forma irresponsable, a diferencia de países como Japón, muy cercano a China, en donde el primer caso fue diagnosticado tres meses antes que en Colombia. Seguros de su cultura, este país con la mayor proporción de mayores de 70 años en el mundo, procedió a advertir a la población de la necesidad de reforzar su arraigado comportamiento social en aspectos como: saludo sin contacto físico, uso de tapabocas y el ingreso sin zapatos al hogar o restaurantes. Japón no cerró la economía, no hizo cuarentenas, tampoco requirió realizar pruebas masivas para detectar contagios. Resultado de esta cultura, un país con 130 millones de habitantes tiene 18.874 contagiados y 970 fallecidos, cifras que si se comparan con Colombia, donde habitamos 50 millones de personas, reflejan en nuestro país una incidencia mayor hasta en 14 veces por millón de habitantes.

Los días sin IVA se han convertido en días sin vida por la irresponsabilidad de los ciudadanos, hecho que incrementará y acelerará el número de muertes y contagios. Hubiera sido más útil bajar el IVA del 19% al 16% como en Alemania.

Debemos seguir abriendo la economía en forma progresiva. Salud y economía van de la mano siempre y cuando se haga con responsabilidad por parte del Estado y la ciudadanía. La cuarentena no es una opción viable en este momento porque solo dilata el problema de salud y genera más hambre y pobreza.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad