sábado 15 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Aborto, ¿dónde está el límite?

¿Qué diferencia hay entre suspenderle la vida a un bebé de 32 semanas in útero, o 10 minutos después de haber nacido?
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Victor Castillo

Gran polémica ha generado en Colombia y el mundo la decisión de una mujer de 22 años en Popayán de interrumpir su embarazo a las 32 semanas de gestación, alegando incapacidad sicóloga para ser mamá, y un padre de 25 años implorando por redes sociales salvar la vida de su bebé y preservar su derecho a vivir. Según he podido investigar, la incapacidad sicológica aducida provenía de desavenencias con el padre. Después de haber sido una gestación consensuada y en controles prenatales, un juez ante una acción de tutela interpuesta por el padre ordena previo al fallo realizar una valoración al bebé y a la madre. No tiene explicación que se haya suspendido el embarazo sin esta valoración y sin el pronunciamiento del juzgado.

El proceso de desarrollo de los seres humanos en el útero está completo aproximadamente a las 12 semanas, período denominado embriogénesis, a partir del cual comienza el periodo de maduración de los órganos. Durante la semana 32, el bebé in útero está en el período de embellecimiento, con un peso entre 1.500 a 1800 gramos y totalmente viable para vivir fuera del útero como un bebé prematuro que requiere unos cuidados especiales para ayudarlo a vivir. He realizado operaciones del corazón en un número importante de bebés con pesos tan bajos como 1.000 gramos, que gracias a los cuidados médicos han logrado sobrevivir. En Colombia, según la Sentencia de constitucionalidad 355 del 2006, la Corte Constitucional permitió la interrupción del embarazo bajo tres condiciones: gestación producto de una violación, enfermedad de la madre en la que se pone en riesgo su vida y malformaciones fetales que ponen en riesgo la vida del bebé. Desafortunadamente, la sentencia no establece límite de tiempo, por lo cual desde el punto de vista legal puede ser interrumpido hasta el final del embarazo. En esta oportunidad fue aducida la segunda causa, justificando la incapacidad sicológica de la madre como una enfermedad. Aunque en Colombia este caso está cubierto por un manto de legalidad, surgen muchos temas en la discusión partiendo del concepto de los derechos de las mujeres a abortar y de los derechos de los bebés en útero a vivir, y hasta dónde van los unos y los otros. ¿Qué diferencia hay entre suspenderle la vida a un bebé de 32 semanas in útero, o 10 minutos después de haber nacido donde seguramente sería catalogado de homicidio? ¿Por qué no se permitió el parto y se entregó en adopción a una madre que si lo quisiera criar, o al mismo padre que imploraba por salvarle la vida a su hijo? La Corte legalizó la pena de muerte en Colombia a bebés de 32 semanas in útero? Son temas que nos ponen a reflexionar sobre el derecho a la vida en un país donde es el derecho que menos se respeta.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad