sábado 19 de junio de 2021 - 12:00 AM

Apuesta productiva pospandemia

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Victor Castillo

A falta de un año para que la OMS dé por terminada esta pandemia, cuyo virus con seguridad se quedará con una presencia endémica de bajo impacto, como una gripa más y con posibilidad de que la cifra de fallecidos se incremente a 1 millón de casos anuales en el mundo, hemos aprendido cómo el comportamiento de otras sociedades ha permitido un peor o mejor manejo de la misma.

Es obligación del Gobierno, universidades, ciudadanía y sector empresarial pensar en el periodo pospandemia y definir cuál será nuestra apuesta productiva como región para crecer y avanzar, generando empleos con calidad y buena remuneración que ayuden a consolidar una sociedad más justa e igualitaria con una economía de mercado con propósito.

Uno de los sectores en los que nuestra región puede ser competitiva y es posible crecer en forma sostenible es la agricultura. Se estima que en el 2050 el mundo tendrá 2 billones de habitantes más para alimentar, lo que se convierte en una gran oportunidad. Un modelo exitoso a seguir para esta industria es sin duda el de Países Bajos, nación que con una superficie de tan solo 41.000 kilómetros cuadrados —11.000 kilómetros cuadrados más que Santander — y con casi 17 millones de habitantes, es líder en la producción agropecuaria, situándose en el tercer lugar en el mundo en exportaciones de productos agrícolas, con una cifra cercana a los 90 billones de dólares anuales, que dobla el valor de todas las exportaciones colombianas.

Así como alrededor de la Universidad de Stanford en California se creó el Silicon Valley, en los Países Bajos la Universidad de Wageningen se ha dedicado exclusivamente a la investigación y el crecimiento de la industria agropecuaria desarrollando el Food Valley, con un área de 11.000 kilómetros cuadrados. Esta zona se ha convertido en el área de producción agrícola más eficiente y productiva del mundo, con granjas que tienen un área promedio de 7 hectáreas, hecho que contradice la creencia de que la sostenibilidad económica se logra solo en grandes extensiones. Desarrollaron el concepto de invernaderos inteligentes multiplicando la productividad en forma importante. Investigaron y aprendieron a manejar nuevos conceptos innovadores en áreas como ventilación, humedad, irrigación, fertilización, calefacción, iluminación y control biológico de las plagas, con logros extraordinarios como un consumo del 10% del agua para producir la misma cantidad de alimentos en relación al resto del mundo.

Para nuestra región es imperativo apostarle al desarrollo del sector agropecuario, clamor de nuestro sector rural desde hace décadas. Así como hace 73 años se creó la UIS, que transformó la región y fue motor de nuestro desarrollo, deberíamos pensar en generar una universidad exclusivamente para el sector agrícola, como herramienta de crecimiento social, asociado a toda una política gubernamental en apoyo a las cadenas productivas y de distribución.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad